A ver si esta vez aguantan...

Varias condiciones son necesarias para que el Ibex logre superar los 11.000 puntos de forma sostenible. La tensión sobre la deuda soberana necesita relajarse y los datos económicos y empresariales de EE UU, mantener el tono alcista. Mañana, con subasta de deuda y dato de IPC en EE UU, será un día clave.

La historia del Ibex y los 11.000 puntos viene de lejos. Desde que perdiese esta cota allá por mayo, cuando el problema era -solo- Grecia, el índice ha tratado en tres ocasiones de superar dicho nivel. En la última intentona lleva dos semanas. A principios de mes pudo cerrar por encima del 11.000, como hoy pero, como dicen en el deporte, es más fácil llegar que mantenerse.

El Ibex 35 es un índice eminentemente bancario. De la banca dependerá si se consolidan los 11.000 o no. Y los bancos tienen un ojo, permanentemente, en la prima de riesgo. Pasada la temporada de resultados en el sector, propicia a los sustos, estos valores irán asociados al prestigio de la marca España. Más que nada, porque son para los inversores extranjeros la fórmula más sencilla y líquida de apostar mucho dinero contra España es a través de la banca.

En este sentido, hay varias citas. La primera, la subasta de bonos de mañana de deuda se antoja clave. Si es muy positiva sería capaz de impulsar al Ibex más que los mercados europeos, como pasó en enero. Si es muy negativa, España será castigada. Pero si es moderadamente positiva -la opción más verosímil vista la colocación de letras del martes-, el mercado doméstico hará lo mismo que en los últimos años. Escuchar al amigo americano.

También los índices de Wall Street están cerca de resistencias importantes, luego los resultados empresariales tendrán que seguir siendo muy positivos. Los datos macro, por el contrario, corren el riesgo de tener una doble lectura, en la medida en que los miedos a la inflación van en aumento. Y también es mañana un día clave, pues a las dos y media de la tarde se publica el dato de IPC. Por su fuera poco, el viernes hay vencimiento de futuros. Hagan juego...