La banca reduce su dependencia

Las cámaras internacionales suavizan el recurso al BCE desde España

La banca nacional reduce su dependencia de la liquidez del Banco Central Europeo (BCE). Las entidades radicadas en España solicitaron al organismo de Fráncfort 53.120 millones de euros el pasado enero. Se trata de la cantidad más baja en términos absolutos desde octubre de 2008. Entonces, demandaron 52.430 millones.

Llama la atención que, bajo parámetros relativos, se mantiene estabilizada la demanda de fondos. El pasado enero, bancos y cajas acapararon el 15,21% del dinero repartido por el organismo de Fráncfort entre las entidades de crédito en Europa. Se trata de un porcentaje similar al anotado la pasada primavera, antes de que los rescates de Grecia e Irlanda cortaran el acceso a la financiación a los grupos provenientes de países periféricos, independientemente de su perfil crediticio.

En verano tocó techo la apelación de la banca española al BCE. En julio requirieron 130.209 millones, el 29,1% del dinero distribuido por Europa. Desde entonces, sus demandas se han reducido casi un 60% gracias a su participación en cámaras internacionales de contrapartida (LCH, Clearnex y Eurex Repo). También ayuda el que algunas de las grandes entidades nacionales (Santander, BBVA, La Caixa, Popular, Bankinter) hayan lanzado con éxito emisiones el mes pasado.

Con todo, las peticiones de bancos y cajas al BCE se mantienen todavía algo por encima del peso de la economía española sobre el conjunto de la zona euro (11,57%).