Tras caer a puestos de descenso

Osasuna destituye a Camacho

El Club Atlético Osasuna ha anunciado hoy la destitución de José Antonio Camacho como entrenador del equipo pamplonés, después de que el conjunto ''rojillo'' cayera ayer a los puestos de descenso tras perder en Anoeta contra la Real Sociedad.

José Antonio Camacho durante su último encuentro en el banquillo de Osasuna
José Antonio Camacho durante su último encuentro en el banquillo de Osasuna

El presidente osasunista, Patxi Izco, ha decidido destituir del cargo al ex seleccionador nacional José Antonio Camacho como consecuencia de los malos resultados de esta temporada.El equipo rojillo ha sumado una sola victoria en las últimas once jornadas.

El técnico murciano, quien probablemente será sustituido por José Luis Mendilíbar, abandona el banquillo navarro tras caer ayer a los puestos de descenso con la derrota frente a la Real Sociedad, en la vigésima salida consecutiva sin ganar. Osasuna, antes de perder en Anoeta, sacó 4 puntos al ganar contra pronóstico al Real Madrid y empatar ante el Mallorca en dos partidos seguidos en casa, pero anteriormente había permanecido ocho jornadas sin ganar.

Camacho, en su tercera temporada en Osasuna, no ha podido encadenar dos triunfos en toda la temporada, sobre todo por su nefasta estadística como visitante, ya que el equipo suma más de un año sin ganar lejos de Pamplona, tras sumar únicamente dos puntos en veinte desplazamientos. Camacho tenía contrato con Osasuna hasta el final de la presente temporada, pero en el entorno ''rojillo'' se daba por segura su no continuidad para la próxima campaña.

El técnico murciano fichó por Osasuna hace tres temporadas, cuando sustituyó al destituido José Ángel ''Cuco'' Ziganda tras la sexta jornada de Liga de la campaña 2008/09. En aquella temporada, Osasuna consiguió la permanencia de forma agónica al ganar en las dos últimas jornadas al Barcelona y al Real Madrid, que no se jugaban nada por entonces.

Algunos jugadores de la plantilla pidieron al presidente no renovar a Camacho, pero Izco decidió su continuidad para la temporada 2009/10, en la que Camacho dirigió al equipo a una campaña tranquila, sin apuros clasificatorios. Sin embargo, para ese momento el divorcio con parte de la afición ''rojilla'' era palpable, algo que se acentuó al inicio de esta temporada cuando el murciano justificó las críticas de la hinchada navarra por "temas políticos".

Izco, a pesar de ser remiso al cambio de entrenador, ha decidido el relevo en el banquillo tras caer el equipo a los puestos de descenso y no verse atisbo de reacción en el modelo futbolístico propuesto por Camacho, aunque está a un punto de la permanencia y a tres del duodécimo puesto a falta de quince jornadas para concluir la Liga.