Forzada por la caída de pedidos y precios en automoción

Cromoduro presenta concurso con un pasivo de 21 millones

El mercado ha frenado la actividad de Cromoduro. El holding fabricante de componentes de automoción se ha declarado en concurso de acreedores con un pasivo de casi 21 millones. La firma vizcaína negocia ahora un ERE con los sindicatos para los cerca de 160 trabajadores de Bilbao y Barcelona.

Un total de siete compañías del grupo Cromoduro, acuciado por la caída de los pedidos y la competencia de precios de los países "de bajo coste", según algunos de los argumentos esgrimidos en su informe, han solicitado la tutela judicial. El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Bilbao ha declarado en concurso al holding fabricante de componentes de automoción con un exigible de 21 millones de euros, de los cuales cerca de 15 millones corresponden a los préstamos realizados entre las diferentes empresas del grupo.

En el informe presentado por Cuatrecasas, asesores legales de Cromoduro, se pone de manifiesto que la firma de la industria auxiliar del automóvil ha experimentado un importante descenso de sus facturación en los tres últimos años. Así, en 2008, sus ventas alcanzaron los 21 millones de euros. En 2009 se rebajaron hasta los 11,6 millones y en 2010, a falta de auditar el ejercicio, apenas rebasaron los diez millones de euros.

El grueso del pasivo neto, es decir el que no esta sujeto a las operaciones internas, corresponde a entidades financieras, con BBVA a la cabeza, Hacienda y Seguridad Social, proveedores y trabajadores. A la plantilla se les debe una nómina y la mitad de dos pagas extras.

La compañía vizcaína se dedica a la manufactura de camisas para motores, cabeceros para asientos de vehículos y otras piezas para la industria del automóvil. Uno de sus clientes es Renault Motosport, al que surte de camisas para los propulsores de su equipo de Fórmula 1 desde los años en que Fernando Alonso formaba parte de su equipo.

Plan de futuro

El futuro de Cromoduro se presenta bastante complicado. Su viabilidad, según aseguran fuentes del sector, pasa por un importante ajuste laboral. Pero también, en centrar su nicho de negocio con la fabricación de productos de mayor valor añadido que hagan frente a los procedentes de los países con menores costes laborales.

De planes con alemanes y marroquíes, al ERE

Fundada en 1952 por industriales vizcaínos, Cromoduro tiene fábricas en Bilbao y Barcelona y un centro tecnológico en Amorebieta (Vizcaya). Hasta que se clarifique su viabilidad, el grupo negocia con los sindicatos la puesta en marca de un ERE, en principio temporal, para toda la plantilla y con carácter rotativo. La estrategia industrial de Cromoduro ha experimentado sensibles variaciones en los últimos ejercicios. En 2000 selló una alianza con el grupo alemán AKT para constituir AKT Plásticos en Amorebieta (Vizcaya). Esta sociedad, en la que tenía un 55% del capital, la vendió a su socio germano. Igualmente, el año pasado hizo público un acuerdo para construir una planta de camisas para automoción en Marruecos en alianza con la empresa magrebí FMI. La instalación estaba previsto que se ubicara en Fez, según los planes iniciales.