Acuerdo de colaboración

France Télécom y Deutsche Telekom negocian unir sus fuerzas tecnológicas

En una Europa plagada de barreras políticas y nacionales, dos de las operadoras con más peso e historia en el Viejo Continente están buscando fórmulas para sortear los obstáculos y unir sus fuerzas en lo básico, la tecnología y las inversiones.

Son France Télécom y Deutsche Telekom, que ya han fusionado los destinos de sus dos filiales en Reino Unido para crear el líder del móvil en aquel país, y ahora han dado un paso más. Las dos compañías comunicaron el viernes el inicio de negociaciones para cooperar en campos bien definidos con el objetivo de "identificar el potencial de creación de valor para las dos empresas y el beneficio para los clientes de fijo y de móvil, tanto en términos de calidad del servicio como de ofertas adaptadas a sus necesidades", explicaron las compañías.

En principio, la operadora francesa y la alemana han acordado varios puntos clave en las negociaciones, con la compartición de las redes de móvil al frente. La inversión conjunta en infraestructuras es una de las fuentes más evidentes de ahorro de costes y se han hecho ya varias iniciativas en este sentido -Telefónica protagoniza algunas-. También explorarán la colaboración en internet móvil transfronterizo, la estandarización de equipos y los servicios transnacionales.

France Télécom ha descartado que el acuerdo contemple un intercambio de participaciones, algo que ha decepcionado a los inversores, que esperaban una colaboración de mayor calado. Este movimiento, sin embargo, puede obligar a otras operadoras a repetir esquemas parecidos, ya que permitirá a France Télécom y Deutsche Telekom una escala y un ahorro de costes que les hará competir en mejores condiciones que el resto. Telefónica se verá directamente afectada por ello en Alemania, uno de los cuatro países donde se pondrá en marcha inicialmente el acuerdo.

ORANGE 14,66 0,24%
DEUTSCHE TELEKOM AG 15,13 1,34%

Dimisión del presidente

La noticia del inicio de las negociaciones coincidió el viernes con el anuncio del presidente de France Télécom, Didier Lombard, de que dimitirá a finales de este mes para poner en marcha su propia compañía, según desveló una entrevista con el diario económico francés La Tribune. Lombard tenía previsto abandonar el cargo en junio.

El año pasado fue sustituido en su puesto de consejero delegado por Stéphane Richard tras una serie de suicidios entre los empleados.