La empresa negoció una fusión con Fergo Aisa

El juez declara en concurso necesario a Bruesa Construcción

Bruesa Construcción, con una deuda en 2008 superior a los 450 millones, ha sido declarada en concurso necesario. La compañía negoció hasta hace 10 días, sin éxito, una fusión con la cotizada Fergo Aisa.

Diez días después de que la cotizada Fergo Aisa comunicara a la CNMV la ruptura de las negociaciones para fusionarse con Bruesa Construcción, la compañía con sede en San Sebastián ha sido declarada en concurso necesario.

El juez Pedro José Malagón Ruiz, del Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián, dictó un auto el 8 de febrero en el que declara "en concurso necesario al deudor Bruesa Construcción". El juzgado ha nombrado como administradores de la empresa a la abogada Ana Garay, a Vicente Zubizarreta como representante de la empresa Zubizarreta Consulting y a la sociedad acreedora Vitro Cristalglass.

El mes pasado, acreedores de la compañía, representados por el despacho Gesico, solicitaron concurso contra Bruesa Construcción. La declaración de concurso necesario suele suponer que el deudor es suspendido de sus facultades de administración. La norma faculta, no obstante, al juez para alterar esa regla si estima que es ventajoso mantener a los administradores en sus cargos. En el caso de Bruesa Construcción el magistrado así lo entiende y aporta como razones "la importancia de la concursada"; el "gran número de contratas y obras en el territorio nacional y en el extranjero" y el hecho de que "no se aprecia, a priori, una intención de la concursada de sustraerse al procedimiento concursal".

El magistrado decide no suspender las facultades de sus administradores

Bruesa, presidida por Jacobo Roa, alcanzó en 2008, último ejercicio presentado en el Registro Mercantil, una cifra de negocio de 514 millones de euros y un beneficio de 2,1 millones. Al cierre de ese ejercicio la compañía, según el informe de gestión consolidado, tenía contratada una cartera de pedidos para 2009 por valor de 925,8 millones de euros. La plantilla del grupo estaba compuesta por 1.107 empleados (350 con contratos indefinidos y 757 con contratos eventuales).

De los 514 millones de euros ingresados por Bruesa en 2008, el 33% correspondió a ingeniería civil (172 millones) y el resto a actividad inmobiliaria. El grupo ingresó 191,6 millones por edificación residencial y 132 millones por edificación no residencial.

La compañía, constituida en Guipúzcoa en 1979, finalizó el ejercicio de 2008 con una deuda de 453 millones, de los que algo menos de 70 millones correspondía a entidades financieras. La deuda con proveedores, al cierre de 2008, ascendía a 262,7 millones.

Bruesa destaca como obras más significativas realizadas en sus últimos ejercicios tramos de autovías; viviendas construidas en el paseo marítimo de Ibiza; el hospital de Aracena en Huelva; dos complejos universitarios en Libia; una carretera en Marruecos, y 492 viviendas para el Gobierno de Gibraltar. También ha sido contratada para ejecutar obras del AVE.

En el comunicado del 23 de diciembre de 2010 en el que Fergo Aisa informaba a la CNMV de las conversaciones con Bruesa decía que esta contaba con una cartera de obras superior a los 630 millones.

La compañía culpa al mensajero

Enrique Rico, secretario del consejo de administración de Bruesa Construcción, firma una carta enviada al juzgado de San Sebastián que ha declarado el concurso necesario de la empresa en la que enumera las razones por las que considera que no deberían ser suspendidas las facultades de administración de los administradores de la constructora -como así lo entiende el juez, aludiendo al peso corporativo de Bruesa-. Rico sostiene que los acreedores que instaron el concurso de la empresa han utilizado "de forma totalmente espuria la figura del concurso", como prueba "la filtración a la prensa de la admisión a trámite de la solicitud de concurso con la exclusiva voluntad de hacer daño". Este diario publicó en exclusiva la solicitud de concurso contra Bruesa, lo que "desgraciadamente", dice la carta del secretario de Bruesa, "finalmente ha conllevado la frustración de la operación de venta a la cotizada Fergo Aisa en los términos planteados". La empresa todavía no ha informado de la cifra actualizada de su deuda.