Hasta 639 millones

Rolls-Royce divide por cuatro su beneficio en 2011

El fabricante británico de motores Rolls-Royce registró en el ejercicio fiscal 2011 un beneficio neto de 543 millones de libras esterlinas (639 millones de euros), cuatro veces menor a los 2.217 millones de libras esterlinas (2.611 millones de euros) del ejercicio anterior.

La cifra de negocio anual ascendió a 11.085 millones de libras esterlinas (13.053 millones de euros), un 6,4% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando ingresó 10.414 millones de libras esterlinas (12.226 millones de euros).

La cartera de pedidos permaneció sólida en 59.200 millones de libras esterlinas (69.691 millones de euros) a finales de diciembre, habiendo incorporado un total de 12.300 millones de libras en 2010 (14.480 millones de euros). Rolls-Royce informó de que registró unas pérdidas en 2010 de 56 millones de libras esterlinas (66 millones de euros) a causa de los incidentes de los motores Trent 900 en los A380 de la aerolínea australiana Quantas.

"Una rápida y efectiva respuesta de todos los accionistas, incluida Qantas, Airbus, Rolls-Royce y los organismos reguladores nos permitió comprender rápidamente la causa, asuntos y remedios y el retorno al servicio normal en cuestión de semanas", destacó la compañía.

El pasado mes de noviembre, un A380 de la flota de Qantas equipado con este tipo de motor tuvo que aterrizar de urgencia en Singapur tras incendiarse uno de los Trent 900, lo que obligó a dejar en tierra la flota de ''superjumbos'' durante unas semanas para la revisión y corrección del error.

El consejero delegado del grupo, John Rose, destacó que la empresa ha registrado un sólido funcionamiento en 2010 con un récord de beneficios e ingresos que refleja la base global de clientes y la equilibrada cartera de productos de la compañía. Rose recordó que a finales de marco deja su cargo después de quince años y que será sucedido por John Rishton.