Polémica a cuenta de la falta de previsión

Strauss-Kahn defiende la gestión de Rato en el FMI

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha asegurado que "de ninguna manera" el ex director de la institución Rodrigo Rato fue responsable de los errores que condujeron a que el FMI no previera la reciente crisis económica y ha defendido que se trató de un error de la comunidad internacional.

"Fue un fallo de la comunidad internacional y yo no diría de ninguna manera que Rodrigo Rato fue responsable de eso", incidió Strauss-Kahn durante la presentación de un análisis sobre el sistema monetario internacional.

En este sentido, aseguró que la comunidad internacional no tenía fe en las instituciones multilaterales, incluido el FMI, y por ello, añadió que "no es una sorpresa" que finalmente estas instituciones no ofreciesen lo que la comunidad internacional necesitaba.

Asimismo, recalcó que existe una "fuerte conexión" entre el reconocimiento de las instituciones financieras por la comunidad internacional y su eficacia. Por eso, consideró que la responsabilidad, si hubiera alguna, debería de ser compartida por todo el mundo, principalmente por los líderes políticos que han subestimado lo que podían hacer con el FMI en los últimos años.

Un informe de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI), que controla la labor de la institución, publicado ayer acusaba al Fondo Monetario Internacional (FMI) de proporcionar "pocos avisos claros" sobre los riesgos y las debilidades ligados a la última crisis financiera que se cernía sobre la economía mundial antes de que ésta estallara.

En su opinión, la institución, que fue dirigida por el español Rodrigo Rato entre 2004 y 2007, restó importancia a los riesgos relacionados con el boom inmobiliario y a las innovaciones financieras, así como a la necesidad de una mayor regulación para hacer frente a estos riesgos.

En este sentido, el director gerente defendió que el informe de la OEI es "muy útil", pese a que llega un poco tarde porque muchas de las sugerencias que se mencionan en él ya han sido puestas en marcha en los últimos años por la institución. En su opinión, es positivo que instituciones como el FMI "miren hacia atrás" para ver cuáles fueron los fallos que cometieron.

Reitera la necesidad de reformar el sistema financiero global para evitar una nueva crisis

Por otra parte, Strauss-Kahn ha insistido en la necesidad de reformar el sistema financiero global para evitar una nueva crisis. Hizo hincapié, en ese sentido, en la existencia de largos y volátiles flujos de capitales, en las presiones en los tipos de cambio y en la "rápida" acumulación de reservas.

En su opinión, las reformas en el sistema financiero internacional podrían "impulsar" la recuperación y aumentar la capacidad del sistema para prevenir futuras crisis.

El titular del FMI se mostró a favor el uso de la "divisa" del Fondo, los Derechos Especiales de Giro (DEG), un activo de reserva internacional cuyo valor se basa en una cesta de cuatro monedas para una mayor estabilidad en el sistema monetario internacional.

Afirmó que un mayor uso de los SDRs podría ayudar a mitigar la volatilidad en los mercados de divisas.

El titular del Fondo indicó, además, que el añadir divisas de países emergentes "como el yuan" a la composición de la cesta que determina el valor de los SDRs "podría ayudar al proceso de internacionalización de esas divisas.

Insistió en que esa internacionalización "ayudaría al sistema en su conjunto".

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, dijo el mes pasado que el Fondo debería de incluir las monedas de Brasil, Rusia, India y China en su canasta de valoración, integrada en la actualidad por el dólar, el euro, el yen y la libra esterlina.

El FMI afirmó en noviembre que el yuan no cumple con el requisito de moneda "libremente utilizable" para incluirla en su canasta.

Pero las declaraciones hoy de Strauss-Kahn parecen demostrar que el Fondo está abierto a estudiar más detenidamente esa posibilidad.

El presidente francés Nicolas Sarkozy, afirmó recientemente que como presidente de turno del G-20, que incluye a las principales economías desarrolladas y emergentes, quería ampliar el papel de los Derechos Especiales de Giro.

Sarkozy invitó recientemente al Fondo a estudiar los pasos necesarios para incluir al yuan en su canasta de valoración, una estrategia que en su opinión ayudaría a dar más estabilidad a la economía global y animaría a China a permitir una mayor apreciación del yuan.

Tanto el FMI como EE UU han insistido en que el yuan está "sustancialmente infravalorado".