Las reformas que necesita España

Trabajo prevé que el 60% se siga jubilando antes de los 67 años

La reforma de las pensiones aprobada por el Gobierno y pactada con los agentes sociales servirá para arrastrar hacia adelante la edad real de jubilación, pero esta no alcanzará los 67 años en términos efectivos.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, avanzó ayer un cálculo de la situación a partir de 2027, cuando concluya la implantación de la reforma: entonces, un 40% de los españoles se retirarán a los 67 años; otros tantos, a los 65, y quedaría un 20% de jubilados antes de esta última edad.

Granado, que participó en una jornada sobre pensiones organizada por AFI, explicó que el gasto de las pensiones en relación al PIB pasará del actual 9% a un intervalo asumible de entre el 11,5% y el 12% a mediados de siglo, lo que "permite despejar la mayor incertidumbre que planeaba sobre la economía española". El secretario de Estado afirmó que la reforma era necesaria por motivos demográficos, pero también la justificó por la "maduración" de un sistema de pensiones público cuya definición básica data de 1963, y al que los ciudadanos adaptan sus cotizaciones "en función de su conveniencia personal".

En el mismo foro, el director del servicio de estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, dio la bienvenida a la reforma, "no solo porque contribuye a garantizar la sostenibilidad futura del sistema público de pensiones, sino porque supone un ejemplo de lo que en España se puede lograr con consenso". Según afirmó, el país ya utilizó la fórmula del pacto para salir de situaciones de dureza similar en 1959 y 1977. "Hoy es más necesario que nunca avanzar con reformas acordadas, porque la pertenencia al euro impide ajustar devaluando y reduce el margen de maniobra de las políticas macroeconómicas".

Una idea similar defendió el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, para quien la crisis ha elevado la comprensión ciudadana de las "responsabilidades" que conlleva la pertenencia al euro, lo que "hace que el momento sea favorable para las reformas". Gómez reclamó el apoyo del Partido Popular en la tramitación parlamentaria del acuerdo de pensiones, "porque no sería coherente exigir reformas y, cuando se hacen, retirarse del escenario".