A través de varios bancos

Portugal coloca 3.500 millones de deuda al 6,4%

Portugal colocó hoy 3.500 millones de euros en deuda a cinco años a través de un grupo de bancos y con un interés del 6,4%, algo más alto que la última cotización de esos bonos en el mercado.

La Secretaría de Estado del Tesoro luso informó de que la demanda de los títulos duplicó la oferta y alcanzó seis mil millones de euros mientras varios medios llegaron a anunciar que la colocación final había superado incluso esa cifra ante el apetito de los compradores.

Según el Tesoro portugués, tras esta emisión, en la que participaron cinco bancos internacionales y uno local, Portugal ya ha cumplido una tercera parte de su plan de refinanciación a medio y largo plazo.

La deuda soberana lusa ha estado muy penalizada desde octubre pasado por la desconfianza en la situación económica del país y hoy volvió a superar la barrera psicológica del 7% de interés en el bono a diez años, que sirve de referencia en el mercado.

La anterior colocación de deuda lusa tuvo lugar el pasado día 2 de este mes, cuando emitió 1.255 millones de euros en letras a seis y doce meses en mejores condiciones que en enero.

Ese mes había arrancado con pánico, cuando en la primera colocación de deuda, de apenas 500 millones a seis meses, se registró un interés sin precedentes del 3,68 por ciento, seis veces superior al pagado un año antes.

Pero en las dos subastas realizadas en las siguientes semanas de enero por el Tesoro portugués, de 1.249 millones y 750 millones de euros a diversos plazos, los intereses fueron ligeramente inferiores a los precedentes.

Estas colocaciones fueron consideradas un éxito por el Gobierno luso que descartó la posibilidad de pedir ayuda externa y ratificó su intención de seguir acudiendo la mercado para obtener los cerca de 20.000 millones de euros que precisa este año para financiarse.

Con la emisión de hoy, Lisboa ya ha emitido en total 7.254 millones de euros en deuda soberana en lo que va de año, pero a los intereses más altos de la última década.

Sólo las intervenciones del Banco Central Europeo de los últimos meses lograron aliviar la presión sobre los bonos portugueses, según diversos analistas.

No obstante, el interés pagado hoy, del 6,45%, supero al 6,24% en que cotizaban las mismas obligaciones lusas a cinco años en el mercado secundario.

La crisis de la deuda y la especulaciones sobre un posible rescate financiero de la UE ante los altos intereses que Lisboa tiene que pagar, llevaron al Gobierno socialista de José Sócrates a reforzar el año pasado las medidas de saneamiento de la economía para intentar tranquilizar a los mercados.

Portugal está inmerso ahora en un estricto programa para reducir el gasto nacional que incluye, entre otras medidas, cortes en las inversiones del Estado, los subsidios sociales y los salarios del sector público.

En protesta contra ese plan el país vive una semana de huelgas intermitentes en los transportes que paralizaron hoy durante seis horas el metro de Lisboa.

Pese a la presión sindical, que ya causó una huelga general en noviembre, Sócrates está empeñado en reducir el alto déficit fiscal luso, que cerró 2009 en el 9,3% y descendió en 2010 al 7,3%.

En 2011 debe bajar aún más, hasta el 4,6%, para cumplir el programa de saneamiento que el primer ministro presentó el año pasado en Bruselas.

Sin embargo los mercados financieros mantienen la presión sobre Portugal por la debilidad que muestra su economía, que según los pronósticos de varios organismos internacionales corre peligro de volver a entrar en recesión por el impacto de las medidas anticrisis.