Pide que cumplan los recortes presupuestarios

Trichet pide austeridad a Grecia e Irlanda

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, ha pedido a los gobiernos de Grecia e Irlanda que sigan adelante con sus planes de austeridad presupuestaria.

En su intervención en el Parlemento Europeo, el presidente del BCE ha abogado por aplicar los programas de asistencia a Grecia e Irlanda tal y como fueron acordados por las instituciones internacionales, en vez de desviar el debate hacia eventuales reestructuraciones o quitas para los inversores.

"Tenemos planes, estos planes hay que ejecutarlos", dijo Trichet en la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, donde compareció como presidente de la nueva autoridad de supervisión económica europea, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS).

Trichet recordó que tanto el programa de asistencia financiera a Grecia como el de Irlanda han sido aprobados tanto por el Fondo Monetario Internacional como por las instituciones europeas, por lo que el mensaje es simple: "Aplicar el programa".

Trichet hizo estas declaraciones en respuesta a preguntas de los eurodiputados sobre eventuales quitas a los tenedores privados de deuda de estos dos países, ante las dudas existentes sobre su capacidad para hacer frente a sus compromisos financieros, una vez que finalicen los programas de asistencia financiera internacional.

"Recuperar la credibilidad lleva tiempo, porque hay que demostrar que se está aplicando el programa de manera convincente trimestre tras trimestre", explicó Trichet.

En este sentido, Trichet pidió a "la comunidad internacional, y no sólo la europea" que "demuestre su capacidad de ajuste, después de haber actuado de manera indebida".

Defiende la política monetaria

Jean-Claude Trichet defendió hoy la política monetaria aplicada por su institución, pese a las burbujas económicas anteriores a la crisis, pero consideró que debe ir acompañada por reformas para promover el crecimiento, el empleo y la estabilidad financiera. "Hacen falta también políticas fiscales y presupuestarias sabias, reformas estructurales (...) para garantizar el conjunto de efectos positivos", dijo.

Trichet recalcó que "las tasas de interés se fijan para dar estabilidad de precios a medio plazo" y sostuvo que el BCE ha cumplido su cometido, si se tiene en cuenta que la inflación de la zona euro fue inferior al 2 % anual de media en los primeros doce años de vida de la institución.

"Esto está en línea con nuestra definición de la estabilidad de precios", explicó, tras considerar que ésta es una condición "necesaria" pero no suficiente por sí sola para garantizar la prosperidad económica de la región.

En todo caso, el líder del supervisor pidió que se recuerde que "los mercados modernos están constituidos por inversores a largo plazo e inversores a corto plazo" cuando se discuta sobre asuntos como la reestructuración de la deuda soberana de un país.

"Los inversores que son a largo, pierden dinero cuando se aplican las quitas que ha mencionado, pero los que son a corto, hacen dinero. Esto es algo que hay que tener en mente cuando se aborda este tema tan importante", subrayó.