Discriminación vestida de igualdad en el ASE

El Acuerdo Social y Económico (ASE), suscrito el miércoles 2 de febrero en La Moncloa por el Gobierno, las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CC OO y UGT, incluye un apartado que desazona. Se llama "Mujeres" y está en la Parte Primera, en el capítulo "Pensiones (Acuerdo para la Reforma y Fortalecimiento del Sistema Público de Pensiones)". Dice así: "Es evidente que distinguir entre carreras largas y comunes o cortas a efectos de determinar la edad legal de jubilación tendrá un impacto desigual entre hombres y mujeres".

Así que, aparentemente para resolver tal desigualdad, dicta en su primer punto que "las mujeres que hayan interrumpido su vida laboral por nacimiento o adopción podrán adelantar antes de los 67 años la edad de jubilación en 9 meses por cada hijo, con un máximo de 2 años, siempre que con ese periodo adicional dispongan de una carrera de cotización suficiente para la jubilación plena entre los 65 y los 67 años".
Una medida perfectamente apoyable.

La pregunta es qué va a pasar con las mujeres (muchas... muchísimas) que han tenido hijos o los han adoptado, pero no por ello han "interrumpido su vida laboral". Es decir, que no sólo han criado a sus hijos, sino que además han seguido trabajando también fuera del hogar y no han dejado de cotizar. ¿Se quedarán sin ese beneficio? ¿Serán consideradas 'hombres' si no han interrumpido la vida laboral a causa de los hijos, pese a tenerlos?

Una vez más, ¡ojo con los creadores de las normas! Esos que son capaces de redactar un extenso apartado sobre Política Energética sin escribir ni una sola vez la palabra nuclear... Bueno, sí; lo hacen en esta frase: "También se abordará la gestión de los residuos nucleares", después de explicar que el denominado Grupo de Trabajo de la Industria y Energía para el Diálogo Social Reforzado (¡ahí es nada!) propondrá el mix energético en el horizonte de 2035. O sea, así como diciendo...

Normas
Entra en El País para participar