El paro será superior a lo deseado

Bernanke: la economía de EE UU necesita aún ayuda por el alto desempleo y la baja inflación

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, dijo hoy que la recuperación se afianzará en 2011, pero insistió en que el elevado desempleo y la baja inflación hacen que la economía de EE UU todavía necesite la ayuda pública.

"Aunque el crecimiento económico probablemente aumentará este año, esperamos que el desempleo siga tercamente por encima y la inflación persistentemente por debajo" de los niveles que la Fed considera consistentes con su mandato de máximo empleo y estabilidad de precios, dijo Bernanke en un discurso en el Club Nacional de Prensa.

El presidente de la autoridad monetaria estadounidense participa hoy en un almuerzo informativo con los medios de comunicación en el Club Nacional de Prensa de Washington.

El responsable de la Fed no mostró preocupación por la reciente subida en los precios de la energía y los alimentos. Lejos de ello, insistió en que la inflación estadounidense fue de tan solo el 1,2% en diciembre, y destacó que la subyacente, que incluye los precios más volátiles de la energía y los alimentos, repuntó tan sólo un 0,7% en 2010.

Ese dato, explicó Bernanke, contrasta con la inflación de alrededor del 2,5% de 2007, año en el que comenzó la recesión en Estados Unidos. Bernanke dijo en su discurso que hasta que no haya un "periodo sostenido de una fuerte creación de empleo" el banco central no podrá considerar que la recuperación está "verdaderamente" afianzada.

El presidente de la Fed afirmó que EE UU afronta significativos desafíos fiscales, y pidió al Congreso que actúe con celeridad para evitar que la deuda pública siga ampliándose. "Los desafíos fiscales que afronta la nación son especialmente sobrecogedores porque son principalmente producto de poderosas tendencias subyacentes, no factores a corto plazo o temporales", explicó Bernanke. Se refirió, en ese sentido, al envejecimiento de la población estadounidense y a los cada vez más elevados costes del sistema de salud.

Esta comparecencia se produce un día antes de que el Gobierno estadounidense publique los datos de desempleo de enero, que según el consenso de analistas aumentará una décima, al 9,5%, con respecto a diciembre. El responsable del banco central estadounidense ha afirmado en varias comparecencias recientes que el desempleo es el talón de Aquiles de la recuperación económica en marcha en EE UU. Según sus proyecciones, podrían ser necesarios cuatro o cinco años antes de que el desempleo baje a niveles considerados históricamente normales de en torno al 6%.

La Reserva Federal mantuvo los tipos de interés sin cambios en su última reunión de finales de enero. El precio oficial del dinero se encuentra por debajo del 0,25% en EE UU desde hace más de dos años.