Según datos de IATA

El tráfico aéreo internacional aumentó un 8,2% en 2010

El tráfico aéreo internacional registró en 2010 un incremento del 8,2% en el negocio de pasajeros y un 20,6% en el de carga, según cifras proporcionadas este miércoles por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

El crecimiento de la demanda sobrepasó el de la capacidad, que se situó en el 4,4% en pasajeros y en el 8,9% para carga. El factor de ocupación del tráfico de pasajeros alcanzó el 78,4%, lo que supone una mejora de 2,7 puntos porcentuales con respecto al ejercicio anterior. El coeficiente de ocupación de la carga mejoró un 5,2%, hasta el 53,8%.

"El mundo se mueve otra vez. Tras el mayor descenso de la demanda en la historia de la aviación en 2009, la gente comenzó a hacer negocios y a viajar en 2010 otra vez", destacó el consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisigniani.

Comparado con los niveles anteriores a la recesión de principios de 2008, los volúmenes de tráfico de viajes aumentaron un 4%, mientras que los de carga aumentaron un 1%, aunque han caído un 5% con respecto a los picos posteriores a la recesión como consecuencia del 'boom' de reposición de inventarios de principios de 2010.

"Las aerolíneas han finalizado el año ligeramente por encima de los volúmenes de 2008, pero con un margen de beneficio patético del 2,7%. El desafío es traducir la demanda a beneficios sostenibles", destacó Bisigniani.

Por otro lado, el temporal de nieve que asoló Europa y Norteamérica en diciembre lastraron la recuperación de la industria al recortar un 1% de la demanda de tráfico del mes. Como resultado de esto, la demanda de pasajeros aumentó sólo un 4,9% en diciembre con respecto al mismo mes del año anterior, una cifra menos que el crecimiento del 8,2% de noviembre. El golpe más duro lo recibió Europa con un crecimiento del 3,3% en diciembre.

Europa crece un 5,1%

El tráfico de pasajeros de las aerolíneas europeas aumentó un 5,1% en 2010, lo que duplicó el aumento de su capacidad, del 3,6%, lo que disparó su factor de ocupación hasta el 79,4%. No obstante, la IATA advierte de que prosigue la incertidumbre económica en la región y de que la crisis de deuda limita la mejora de los márgenes.

Además, Europa fue la región más afectada por la severidad de las condiciones climatológicas de diciembre que impactaron en la demanda, que creció un 3,3%, menos de la mitad del aumento del 7,8% registrado en noviembre.

Las aerolíneas de EE UU registraron un crecimiento del 7,4% e 2010, y del 6,7% en diciembre, con un factor de ocupación del 82,2% para el ejercicio completo.

Las compañías aéreas de Asia-Pacífico acumularon un crecimiento anual del 9% y registraron un aumento de la demanda del 2,9% en diciembre. Mientras, en Oriente Próximo, las aerolíneas vieron aumentar su tráfico un 17,8% con un aumento de la capacidad del 13,2% impulsado por las nuevas entregas de aviones a las aerolíneas con sede en el Golfo.

Las aerolíneas latinoamericanas registraron una mejora del 8,2% a pesar del descenso del 1,1% en diciembre a causa de la caída de Mexicana. Por último, las compañías aéreas africanas experimentaron un rebote de cerca del 12,9% en 2010, aunque los factores de ocupación permanecieron por debajo de la media de la industria, en el 19,1%.

En cuanto a la carga, la evolución a lo largo del año fue muy variable, desde el crecimiento del 35,2% en mayo hasta el 5,8% de noviembre, aunque la industria está volviendo a los patrones de crecimiento históricos de entre un 5% y un 6%.

Existen marcadas diferencias en la evolución por países. En Latinoamérica el tráfico aumentó un 29,2%, seguida del 24% de Asia Pacífico, del 23,8% de África y del 21,8% de EEUU. En Europa se registró un crecimiento mucho más débil del 10%.

Escalada del precio del crudo

Por último, Bisigniani mostró su preocupación por la escalada alcista del premio del crudo y recordó que las predicciones de la IATA, que auguran unos beneficios par ala industria de 9.100 millones de dólares (unos 6.574 millones de euros), están basadas en un escenario de precios de 84 dólares el barril.

"El combustible contabiliza el 27% de los costes operativos y un aumento sostenido del precio del crudo podría aguarnos la fiesta", destacó Bisigniani, quien recordó que las incertidumbres geopolíticas en Oriente Próximo ha impulsado el barril a un entorno de 100 dólares.

"Por cada aumento de un dólar por barril al año, las aerolíneas enfrentan la dificultad de recuperar 1.600 millones de dólares (1.100 millones de euros) en costes", concluyó Bisigniani.