Pistas

Los minerales se alían con la cosmética

Su uso ha revolucionado el espectro de productos revitalizantes y antiedad.

El secreto de la eterna juventud se ha escondido en el subsuelo. También el de luminosidad, la hidratación, el equilibrio o la tonificación. Desde la Antigüedad los minerales y los metales han estado presentes en maquillajes, pero el terreno de la cosmética y la higiene corporal les había permanecido vedado hasta la fecha.

Algunos productos de maquillaje especialmente dirigidos a un público joven, como Garnier o Maybelline New York, contienen minerales como el zinc, adecuado para las pieles jóvenes, según indican fuentes de L'Oréal. Pero, de repente, una parte importante de los cosméticos antiedad contienen unos gramitos de oro, platino o diamantes. Las firmas argumentan que no es una cuestión de puro marketing, sino de efectos tangibles que estas sustancias tienen sobre la belleza. Ello supone que, en definitiva, gemoterapia, terapia magnética y otros términos similares hayan comenzado a ponerse de moda.

"Los minerales se pueden considerar componentes activos, capaces de aportar al producto una serie de propiedades determinadas en función del mineral utilizado", explican fuentes de Natura Bissé. Uno de los ejemplos recientes es el uso del polvo de diamante, presente en su producto Diamond Magnetic. "El diamante es una gema a la que se le conocen poderes terapéuticos, entre ellos su afinidad natural con las energías corporales, ampliando las energías positivas y reforzando las funciones de otros componentes del producto", dicen estas fuentes.

Sucede en el caso de Diamond Magnetic y viene siendo habitual para todo lo que tiene que ver con la belleza. Los expertos insisten en que la calidad de los resultados está ligada al protocolo de uso. Por ello, la firma de cosmética Germaine de Capuccini ha creado la máscara Mouse Mineral Vitalidad, que contiene oligoelementos extraídos de piedras preciosas y semipreciosas como el diamante, la hematite y la smithsonita. Para su correcta aplicación es imprescindible contar con la ayuda de un especialista.

Los minerales también se utilizan para reforzar los protocolos existentes, como ha hecho recientemente el centro de estética The Sanctuary, ubicado en el barrio madrileño de Chamberí. Han incorporado a los tratamientos que ya utilizaban un sistema para enriquecerlos con platino, de tal forma que con esta sustancia refuerzan la penetración del producto en las células de la piel.

El esfuerzo de los departamentos de investigación y desarrollo por sacar nuevos productos al mercado con resultados tangibles se ha plasmado también en el uso de minerales poco conocidos hasta la fecha, como la pantellerita obsidiana. Esta piedra volcánica de la isla italiana de Pantelleria es la base de la Crema Nera de la línea cosmética Giorgio Armani, propiedad de L'Oréal. Entre los beneficios de este producto, adecuado para todo tipo de pieles, destaca la mejora de la suavidad, la regeneración de las células y la reducción de las arrugas.

Para un fabricante la incorporación de este tipo de componentes a sus líneas cosméticas es un riesgo, ya que el uso de sustancias raras y de metales cotizados en los mercados encarece obviamente los productos. Los clientes de productos de belleza están acostumbrados a pagar un alto precio por su bienestar, pero no en todas las ocasiones. En este sentido, fuentes de Natura Bissé consideran que "el uso de estos minerales no va a encarecer el precio del producto si la acción aportada justifica dicho coste".

Gemoterapia

Las propiedades que Bulgari atribuye a los productos de su línea Precieuse, con extracto de piedras preciosas, son la recuperación del colágeno de la piel y de la generación de elastano, de tal forma que matiza las arrugas y los efectos del envejecimiento en el rostro.

Un santuario del relax en la ciudad

En The Sanctuary, un establecimiento a medio camino entre un spa y un centro de estética ubicado en el madrileño barrio de Chamberí, el platino ha cobrado un protagonismo singular al convertirse en la evidencia de la apuesta que ha realizado este centro desde sus comienzos por la innovación.

The Sanctuary es el primer centro de estética de España que ha incorporado a sus servicios el Nanobuiw, un sistema que añade partículas de platino a los tratamientos que ya utiliza el cliente. De esta forma, consigue que mejoren las propiedades revitalizante, antioxidante y antibacteriana de los cosméticos que el paciente está utilizando.

La directora de The Sanctuary, María Elena Amo, afirma que, con Nanobuiw, su establecimiento afianza su posicionamiento como centro de estética. Otras de las acciones en las que se apoyan para fortalecer este ramo de sus actividades es la contratación de proveedores provenientes del sector médico.