Fuerte crecimiento

Las webs de compra colectiva cautivan al cliente y a la pyme

Groupon, LetsBonus, Groupalia y LivingSocial disparan sus ingresos.

Las webs de compra colectiva cautivan al cliente y a la pyme
Las webs de compra colectiva cautivan al cliente y a la pyme

Imagínese poder hacer una escapada para conocer Santiago de Compostela y pasar la noche en un hotel de cuatro estrellas con un descuento del 55%. O ahorrarse un 60% en una sesión de spa o un 83% en un tratamiento de higiene dental con ultrasonido. Todas estas ofertas -y otras muchas de comida en restaurantes, de cursos de paracaidismo, de masajes corporales y un largo etcétera- son reales gracias a los sitios llamados de compra colectiva online como Groupon, LetsBonus, Groupalia, LivingSocial y BuyWithMe.

Estas plataformas ganaron millones de usuarios en todo el mundo en 2010 y se preparan para un fuerte crecimiento este año. Quizá por ello, Google y Amazon se sienten atraídas por este negocio. La primera lanzó a finales del pasado año una oferta de compra de 6.000 millones de dólares por el líder Groupon (que la rechazó) y Amazon ha invertido hace unas semanas 175 millones en LivingSocial, el segundo sitio de compra colectiva más importante. Esta compañía adquirió, además, este mismo mes de enero el 51% de la española LetsBonus, en busca de una mayor expansión.

LivingSocial tiene 17 millones de suscriptores, está presente en 170 mercados y prevé obtener unos ingresos superiores a 500 millones de dólares en 2011. Groupon, que compró en España CityDeal y es su máximo rival, está presente en 40 países y factura más de 50 millones de dólares al mes. LetsBonus, pionera en España (se creó en septiembre de 2009), tiene dos millones de suscriptores solo en nuestro país. Y Groupalia, creada hace ocho meses, tiene, por su parte, más de cinco millones de usuarios, está presente en seis países (España, Italia, Brasil, México, Argentina y Chile) y en 2010 facturó 8 millones de dólares. "Prevemos elevar esta cifra hasta los 100 millones este año", asegura Joaquín Engel, su consejero delegado.

Estas plataformas ofrecen ventajas a vendedores, compradores y a quien intermedia

La idea de la compra colectiva no es pese a todo nada nueva. Es más, está presente desde los orígenes del comercio electrónico, tal y como recuerda Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa. "Lo que pasa es que carecía de un ecosistema social en el que difundirse adecuadamente y de un volumen de usuarios que le proporcionase una escala suficiente y la hiciese rentable".

Más que una moda

Con todo, el comercio online social está de moda, pero verlo solo como una moda "sería absurdo", continúa Dans. Este experto explica que en una sociedad hiperconectada, que un grupo de personas se ponga de acuerdo para adquirir un producto o servicio y logren, gracias a la consolidación de su poder de compra, unas condiciones más ventajosas "es algo que ofrece ventajas a todos los niveles: para quien compra, para quien vende, y para quien intermedia en la transacción, que ofrece un servicio de verdadero valor añadido y lo comisiona adecuadamente. Es evidente que estos modelos definen una nueva arquitectura de canal y están aquí para quedarse".

Lo mismo opina el fundador y presidente ejecutivo de LetsBonus, Miguel Vicente, quien niega rotundamente que este negocio sea una moda pasajera. "Muy al contrario. Lo que ofrece es un nuevo canal de publicidad con crecimientos, en nuestro caso, del 40% en ingresos y en suscriptores mensuales".

Vicente está convencido de que este negocio será cada vez más fuerte "por la capacidad que tenemos de llegar a miles de clientes nuevos cada día, y eso hace que los comercios, a los que abrimos un canal nuevo de publicidad y ventas sin grandes inversiones, estén encantados con nosotros". Pero no solo los comercios o pymes locales están contentas, el fundador de LetsBonus también habla de satisfacción del cliente final: "De cada dos ventas que hacemos una viene de un cliente nuevo, la otra es de un cliente antiguo".

En este tipo de plataformas normalmente el usuario se suscribe gratuitamente, introduce su correo electrónico y selecciona una o varias ciudades de las que quiera recibir ofertas. Como resumen algunos expertos, estos sitios son un éxito porque aprovechan el poder de las redes sociales, el deseo de la gente de encontrar ofertas interesantes por la red y la dificultad de los pequeños comercios para encontrar clientes.

Y esta expansión no ha pasado inadvertida para los inversores. Groupon, consciente de su valor, ya se está reuniéndose con bancos para planificar una OPV que posiblemente tenga lugar este año. La compañía, tras rechazar a Google, ha completado una ronda de financiación de 950 millones de dólares a través de firmas de capital riesgo, valorándose en 4.750 millones, si bien podría llegar a 15.000 millones. En este punto, la pregunta es ¿por qué Groupon era tan interesante para Google? "Siendo Google una empresa potentísima, con una alta valoración, una capacidad de innovación brutal y un modelo de negocio exitoso, es una compañía casi monoproducto y con una carencia enorme en un ámbito que no ha podido desarrollar con éxito: la parte social. Google se encuentra con un agujero cuando aspectos como nuestro consumo se determina mediante esquemas sociales, y aquí Groupon le encajaría bien", indica Dans.

Descuentos para empleados, asociados y clientes

Las plataformas de compra colectiva también se van especializando en busca de nichos de negocio. Javier Sánchez Reyes y Javier Díez Flaquer son los cofundadores de Inspiring Benefits, un servicio de gestión de descuentos exclusivos para empleados. Según explican, ante el escenario actual de contención salarial, los departamentos de recursos humanos buscan fórmulas con las que motivar a sus empleados y compensar la ausencia de remuneración económica. "Es un servicio que nace con el objetivo de ayudar a las empresas a motivar y retener a sus empleados", cuenta Sánchez Reyes.

¿Cómo funciona? Los empleados acceden a la plataforma de Inspiring Benefits a través de la intranet de su compañía y directamente pueden beneficiarse de las tarifas especiales y condiciones ventajosas que ofrecen las más de 200 tiendas y marcas de todos los sectores con las que mantiene acuerdos (restaurantes, hoteles, viajes, ropa, ocio...).

"Al aunar a miles de empleados de diferentes compañías tenemos más poder de compra y logramos mejores descuentos", continúa. Además, aclara, que "antes del lanzamiento del servicio, se realiza un rastreo de los negocios y comercios que se encuentran alrededor de la empresa, aunque también pueden ser los propios empleados los que propongan incluir nuevas tiendas y nosotros negociamos con ellas". Entre las marcas adscritas a Inspiring Benefits están hoy Carrefour, Movistar, Rumbo, Fnac, Yves Rocher, Tommy Hilfiger y Atrápalo.

El servicio cuenta con el respaldo de los fundadores de los clubes de compras Mundoofertas.com y Dotalia.com, y tiene ya clientes como Deloitte, Grupo Accor y TIWS (Grupo Telefónica). "Se estima que en EE UU, de donde es originaria la idea, el ahorro medio que logra cada trabajador puede estar en torno a los 1.000 euros anuales". Sánchez Reyes aclara, no obstante, que la plataforma también está dirigida a asociaciones, colegios profesionales, universidades y empresas que quieran utilizar el servicio para fidelizar a sus clientes.

La apuesta de Google

Tras fracasar la compra de Groupon, Google ultima el lanzamiento de un servicio similar. Se llamará Google Offers y permitirá a los usuarios acceder a múltiples ofertas a través del correo electrónico, según cuenta el blog Mashable. Habrá que esperar para comprobar su éxito.