Estados Unidos

Obama trata de girar al centro

El presidente congelará durante cinco años buena parte del gasto.

Barack Obama ha decidido girar al centro para presentar su hoja de ruta para la segunda parte de la legislatura, algo que estaba previsto que hiciera oficialmente anoche en el discurso anual del Estado de la Unión. Al cierre de esta edición esta alocución al país no se había producido pero según su portavoz, Robert Gibbs, la mayor parte de ella gira en torno a la economía y los retos financieros que hay por delante tanto a medio como a largo plazo. El discurso llega en un momento en el que la fuerza emergente en el legislativo es la de la oposición republicana, la recuperación no se traslada al empleo y se calientan motores para una campaña electoral cada vez en manos de más votantes independientes.

Tras un inicio de legislatura en el que se aprobaron fuertes planes de estímulo, una de las cuestiones que el presidente va a plantear es una extensión de dos años más para la congelación de todos los gastos del Estado que no atañen a defensa, Seguridad Social (pensiones), Medicare (sanidad para mayores de 65 años) y ayuda externa. En 2010 propuso tres años de congelación. Este es un compromiso que se quiere ofrecer como primer paso hacia una política encaminada a reducir un déficit que según el FMI será de casi el 11% en 2011.

Eso no quiere decir que haya departamentos blindados ante la crisis. Las comisiones que han estudiado cómo reducir el déficit no dejan partida sin tocar y desde la Administración no se quiere cerrar la puerta a nada de forma categórica. De hecho, el presidente ha dado su aprobación a un plan del departamento de Defensa para recortar el gasto militar con el objetivo de ahorrar unos 78.000 millones de dólares. No obstante, y de momento, Obama quiere recortar y buscar eficiencias en otras áreas.

La congelación es, además, un pulso con el Partido Republicano, que por su parte quiere rebajar los gastos en 100.000 millones de dólares al año aunque no ha dado grandes detalles de cómo. Una de las personas que más está luchando por estos recortes y que aboga por privatizaciones parciales de pensiones y Medicare, el congresista Paul Ryan, dará la réplica conservadora a Obama

No obstante, el presidente quiere hilar fino y mandar un segundo mensaje a los americanos. Se tomarán decisiones duras para reducir el déficit pero solo con recortes no se va muy lejos. El mejor antídoto contra los males del país es el crecimiento de la economía, hasta ahora insuficiente, y desde la Casa Blanca se está convencido de que eso significa que hay que invertir en competitividad. Esta es una palabra que Obama no deja de usar en las últimas semanas coincidiendo con su acercamiento a un mundo empresarial con el que ha tenido sus fricciones a lo largo de la legislatura.

El presidente quiere que se invierta en educación, infraestructuras y tecnología para avanzar en la competitividad que cree que el país necesita para competir globalmente.

Alemania y los tipos de interés de los rescates

El viceministro alemán de Finanzas, Joerg Asmussen, afirmó ayer que la zona euro podría considerar un abaratamiento de los préstamos concedidos a los países miembros con problemas mediante mecanismos de emergencia, siempre que estos países incorporen límites fiscales en sus Constituciones nacionales. Durante su intervención en una conferencia en Nueva York, Asmussen aseguró que "ahora hay un cierto margen en los préstamos del Fondo Europeo de Estabilización Financiera o en el préstamo a Grecia. Podríamos considerarlo si al mismo tiempo los países aceptan una especie de marco fiscal nacional que se consagre en su Constitución", explicó. En todo caso, añadió que los tipos se establecen para que haya "incentivos claros" para que los países se preocupen por volver a los mercados.