Cierre de sesión

El Ibex sacrifica los 10.700 puntos por culpa de la banca

El selectivo español ha recibido mal el anuncio realizado ayer por el Gobierno y que eleva las exigencias de capital al sistema financiero. El Ibex 35 ha perdido un 1,4% que se ha llevado por delante los 10.700 puntos en una sesión marcada por las ventas en el sector bancario.

Tras un breve inicio de sesión en positivo, el Ibex 35 ha optado por las ventas arrastrado por las caídas del sector financiero que parece haber digerido mal las nuevas exigencias establecidas por el Ejecutivo. En concreto, el selectivo ha cedido un 1,4% con el que los 10.700 puntos se han esfumado. En el resto de Europa, las pérdidas han sido más moderadas.

Al frente de los números rojos se ha situado Bankinter con un descenso del 5,16%, entidad que al igual que las fusiones de Caja Madrid y Bancaja no cumpliría con el 8% de capital básico exigido por el Ejecutivo. Detrás de este valor se han colocado los dos grandes bancos, Santander y BBVA, que han perdido un 3,13% y un 2,92% respectivamente. En el lado de las ganancias se han situado Amadeus, que ha sumado un 4,08%, y Acerinox, que se ha apuntado un 2,42%.

En una situación en la que los inversores han fijado el foco en las noticias negativas y han minimizado los datos positivos, el mercado ha hecho caso omiso al incremento de los precios industriales en España y ha preferido hacer hincapié en las nuevas previsiones del FMI. El organismo internacional ha recortado las previsiones de crecimiento de España, una noticia que ha impedido al selectivo levantar cabeza.

BANKINTER 6,26 -0,95%

Asimismo, la atención ha estado centrada en el mercado de deuda. El riesgo país de España se ha elevado hasta 218 puntos básicos. Hoy, el Tesoro ha colocado 2.245 millones de euros, cerca del rango más bajo de las previsiones de emisión, que eran de entre 2.000 y 3.000 millones, aunque el tipo de interés se ha reducido prácticamente a la mitad respecto a la anterior subasta.

Respecto al mercado de divisas, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado el cambio oficial del euro en los 1,3596 dólares.