Parte del acuerdo, invertir 180 millones de dólares

Tres petroleras saldrán de Ecuador al no aceptar los nuevos contratos

El ministro ecuatoriano de Recursos Naturales No Renovables de Ecuador, Wilson Pástor, anunció hoy que cinco compañías que operan campos petroleros marginales han aceptado, entre ellas Repsol, los nuevos contratos negociados por su Gobierno, mientras que tres los han rechazado.

Se quedarán la hispano-argentina Repsol, la brasileña Petrobell, los argentinos Petrosud-Petroriva y Tecpecuador, y el colombiano Consorcio Pegaso, que tiene en total siete contratos con el Estado, según dijo Pástor en una rueda de prensa.

Las empresas que no firman son el ecuatoriano-colombiano Consorcio Gran Colombia, el ecuatoriano-venezolana Consorcio Petróleo Amazónico y la estadounidense Bellwether.

El Gobierno no logró acuerdo con esas tres compañías principalmente porque exigían tarifas muy altas por sus servicios, explicó Pástor.

De los cuatro campos que esas tres empresas operaban, el de Pocuna, del Consorcio Petrolero Amazónico, era el único en producción, y "pasó esta mañana a manos de Petroproducción", una empresa estatal, dijo el ministro. Los otros pozos eran exploratorios.

Las cinco empresas que permanecerán en el país invertirán 180 millones de dólares como parte del acuerdo, alcanzado el domingo, cuando vencía el plazo para la negociación marcado por el Gobierno.

Con ello, el Ejecutivo del presidente Rafael Correa ha culminado la renegociación de todos los contratos petroleros con empresas privadas presentes en su país, puesto que en noviembre ya cerró los convenios sobre los yacimientos de alta producción.

Las compañías chinas Andes Petroleum y Petroriental, la chilena ENAP, la española Repsol y la italiana Agip aceptaron entonces quedarse, mientras que decidieron irse la brasileña Petrobras, la coreana Canada Grande, la estadounidense EDC y la china CNPC.

De acuerdo con el nuevo modelo de contrato, las petroleras pasan a ser empresas de servicios y a recibir una tarifa fija por ello, mientras que el dueño legal del petróleo es el Estado.

La Ley de Hidrocarburos de Ecuador considera como campo marginal a aquellos que registran una producción diaria menor al 1% del promedio nacional, es decir menos de 5.000 barriles, y que están alejados de la infraestructura petrolera principal.

La producción de los campos marginales representa el 6% de la producción total nacional.

Las empresas que hasta ahora operan los campos marginales son la argentina Tecpecuador (en el campo Bermejo), la española Petróleos Sudamericanos (Pindo y Palanda-Yuca Sur), la brasileña Petrobell (Tigüino), la venezolana-ecuatoriana Consorcio Petrolero Amazónico (Pucuna y Singue), la colombiana Consorcio Pegaso (Puma) y la estadounidense Bellwether International (Charapa).

Actualmente, el Estado ecuatoriano paga a estas compañías un precio por la extracción de petróleo, que se traduce en la participación de las empresas en la renta, pero con el contrato de prestación de servicios, sólo se pagará una tarifa fija.

El cambio de modelo a prestación de servicios para los campos marginales se suma al que firmaron otras grandes compañías el año pasado.

El pasado 23 de noviembre y tras 119 días de conversaciones, el Gobierno ecuatoriano logró renegociar los contratos con las compañías chinas Andes Petroleum y Petroriental, la chilena ENAP, la española Repsol y la italiana Agip.

Ese proceso fracasó con la petrolera brasileña Petrobras, la coreana Canada Grande, la estadounidense EDC y la china CNPC.

De los 500.000 barriles diarios de crudo que se extraen en la Amazonía de Ecuador, el 60% lo hacen empresas estatales y el resto las compañías privadas.

El petróleo es el principal producto de exportación de Ecuador, el quinto extractor de crudo en América, y los ingresos que se generan por su venta financian alrededor del 25% del presupuesto general del Estado

Los campos marginales son los que registran una producción diaria menor al 1% del promedio nacional, es decir menos de 5.000 barriles, y que están alejados de la infraestructura petrolera principal.