El tipo al que se ha fijado la emisión es del 5,6%

España coloca 6.000 millones en la emisión sindicada

El Tesoro Público ha cerrado con éxito la emisión de un bono sindicado por un importe total de 6.000 millones de euros con vencimiento a abril de 2021, según el Tesoro. La demanda ha sido de 12.700 millones, según adelantó la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado. El tipo al que se ha fijado la emisión es del 5,6%, lo que implica 225 puntos básicos sobre el midswap o 256,4 puntos básicos sobre la rentabilidad del bono alemán a diez años.

La emisión, que ha obtenido una demanda de 12.700 millones de euros, se ha cerrado con un precio de 225 puntos básicos sobre midswaps, el tipo de referencia para las emisiones de renta fija.

Se esperaba que el Tesoro colocara en la sindicación entre 4.000 y 5.000 millones de euros aunque al final la cifra ha sido superior. Los bancos que han ejercido como directores de la emisión han sido BBVA, Barclays, BNP Paribas, Citi, Santander y SGCIB.

El Tesoro Público ha cancelado esta mañana dos subastas de obligaciones a 10 años, que iban a celebrarse este jueves 20 de enero, y las ha sustituido por la emisión de un bono sindicado a 10 años, que se realizará hoy y con el que prevé captar entre 4.000 y 5.000 millones de euros. Salgado ha justificado esta cancelación alegando que "no tiene mucho sentido que haya dos emisiones con la misma referencia a 10 años en la misma semana".

En la anterior subasta de estas características celebrada el pasado 6 de julio, el Tesoro Público español también colocó 6.000 millones de euros con cupón del 4,85% y una rentabilidad del 4,874%, equivalente a 195 puntos básicos respecto al tipo mid-swap, el índice de referencia para este tipo de colocaciones, y a 228 puntos básicos sobre el bono alemán de referencia.

La emisión ha recibido una buena acogida fuera de España, donde se ha colocado el 73,5% de los 6.000 millones de euros. En Reino Unido se ha colocado un 27,7%, seguido de Francia (14,1%), Italia (7,7%), Alemania y Austria (6,9%), Escandinavia (5%), Asia (4,1%), Estados Unidos (3,2%), Suiza (2,3%) y el resto 2,5%.

Según ha comunicado el Tesoro, los inversores finales con perspectivas de inversión de medio y largo plazo han adquirido los porcentajes más significativos en la emisión. Un 42% se ha asignado a las gestoras de activos, fondos de pensiones y aseguradoras, un 5% para bancos centrales y otras instituciones oficiales y las entidades de crédito han participado con un 48,4% de la emisión. El 4,6% restante se ha repartido entre fondos de alto riesgo y otros inversores.

Subastas de enero

Durante el mes de enero están previstas dos subastas más. La primera tendrá lugar mañana, 18 de enero, con la emisión de letras a 12 y 18 meses, y la segunda será una emisión de letras a tres y seis meses, que se realizará el 25 de enero. Para el conjunto de 2011, el Tesoro Público espera realizar emisiones netas por valor de 47.200 millones de euros, un 24% menos que en 2010, para cubrir sus necesidades financieras efectivas.

Estas necesidades se corresponden con la suma del déficit de caja del Estado para 2011 (44.036 millones), menos la variación de activos financieros prevista para el ejercicio (410 millones), más los 3.588 millones del pago derivado del préstamo a Grecia en 2011. Así, la ayuda a Grecia supondrá un 7,6% del total de las necesidades de financiación.

El organismo cubrirá estas necesidades con subastas de instrumentos a medio y largo plazo (bonos y obligaciones) por un valor bruto de 93.800 millones (47.200 millones en neto), ya que el importe de las emisiones de letras igualará a las amortizaciones y dará como resultado una emisión neta nula de este tipo de instrumento.

El Tesoro prevé colocar mañana hasta 6.000 millones en letras a 12 y 18 meses

El Tesoro Público prevé colocar mañana entre 5.000 y 6.000 millones de euros en letras a 12 y 18 meses tras la emisión de un bono sindicado a 10 años de hoy, que se cerró con la venta por un importe de 6.000 millones de euros tras recibir peticiones por más de 12.000 millones de euros.

La última subasta de letras a 12 y 18 meses tuvo lugar el pasado 14 de diciembre y se saldó con una emisión de 2.513,48 millones de euros logrando cumplir el objetivo de emisión, que se situaba en un máximo de 3.000 millones de euros.

El organismo no tuvo problemas para captar liquidez de los mercados, a pesar de las dudas que aún se cernían sobre la economía española, dado que las peticiones de los inversores se situaron en 6.816 millones de euros, casi el triple de lo adjudicado.

Sin embargo, aquella subasta se cerró con un incremento de la rentabilidad en ambas subastas de más de un punto porcentual. Así, la subasta de letras a 12 meses se saldó con la adjudicación de 1.99,52 millones de euros, frente a una demanda de 4.444,52 millones de euros, a un tipo marginal del 3,520%, más de un punto superior al del 2,450% de la última subasta.