Buen gobierno

Barclays potencia su política de voluntariado

La fundación destinó un millón a inversión social en 2010.

Este 2011 ha sido declarado por las instituciones comunitarias como año europeo del voluntariado. Y muchas empresas han acogido este nicho como uno de los pilares sobre los que pivotar su política de responsabilidad social corporativa (RSC). Es el caso de la entidad financiera Barclays. El banco, a través de su fundación en España, brazo ejecutor de la inversión social, ha decidido acentuar su programa de voluntariado corporativo.

"Para nosotros, la responsabilidad social es una parte estratégica del negocio e implica una ética no solo en los consejos de dirección sino también en los empleados", se afirma desde la entidad. En este sentido, el banco busca un impacto en la sociedad con sus actuaciones. "Pretendemos mejorar las condiciones de vida de las comunidades donde Barclays está presente, invirtiendo dinero e implicando a los empleados".

La crisis ha motivado una reducción, en líneas generales, en las partidas presupuestarias de las empresas dedicadas a este campo. En cambio, en la entidad financiera se señala que "ni en España ni en el grupo en general" se ha reducido el presupuesto de este área. El año pasado la fundación destinó más de un millón de euros a inversión social, cifra similar al año 2009.

La mayoría de los proyectos de la Fundación Barclays están enfocados al mundo de la educación que, por su parte, requieren una continuidad en el tiempo. "El grupo dirige estas actuaciones a la integración social por medio de la laboral, con metas en la empleabilidad y la alfabetización bancaria", dicen.

Y para la ocasión se busca la participación de los empleados. "El voluntariado sirve para crear equipo y facilitar el conocimiento del personal con respecto a la corporación. También, mejora la comunicación y facilita un aprendizaje personal y profesional a los trabajadores, al atender las necesidades individuales de los participantes", resaltan en Barclays.

Según el banco, un 41% de la plantilla (1.796 empleados) realizó programas de voluntariado en 2010, un 3% más que en 2009. Unas cifras que, al hacer partícipe a amigos y familiares en las iniciativas, se ha llegado a incrementar a 2.200 voluntarios. Uno de esos programas es Banca para un futuro mejor, una iniciativa de networking centrada en facilitar la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión social, como los inmigrantes. "El objetivo es que la persona encuentre un trabajo que valga la pena. Es un programa largo y exigente".

La cualificación obtenida cuesta unos 3.000 euros a los que se hace frente mediante becas y los admitidos realizan prácticas durante tres meses en el propio banco. En 2010 el proyecto se ha realizado conjuntamente con la Fundación Once y con discapacitados. "Es posible que alguno se quede trabajando con nosotros", dicen en la entidad.

400 acciones y 30.000 personas beneficiadas el año pasado

La Fundación Barclays cerró 2010 con más de 30.000 personas beneficiadas por las 405 acciones de inversión social realizadas, un 20% más que en 2009. El 70% del presupuesto de un millón de euros se dedicó a empleabilidad y formación y más de 300 ONG han participado en las iniciativas.

Dentro del proyecto Banca para un futuro mejor, se celebra el Mad Day, el día oficial de voluntariado corporativo del grupo, que se hace en casi 30 países. En 2010, 21.118 personas se beneficiaron del mismo en España. Hubo 189 acciones, un 10% más que en 2009, pertenecientes a 140 organizaciones sociales. Barclays España destinó más de 100.000 euros a financiar dichas actividades.