Andalucía, Murcia y Extremadura aplican el tributo

El 'céntimo sanitario' se consolida pese a que la UE lo considera ilegal

Andalucía, Murcia y Extremadura se han sumado a Cataluña, Madrid, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Galicia al establecer desde el pasado 1 de enero el llamado céntimo sanitario, un recargo autonómico que grava los carburantes. Sin embargo, Bruselas ya dictaminó en 2008 que ese impuesto violaba la normativa europea.

Bruselas puede decir misa. Cuando la crisis derrumba los recursos tributarios, los Ejecutivos autonómicos se lanzan a buscar nuevas vías de ingresos. Una de ellas es el impuesto sobre las ventas minoristas de determinados hidrocarburos, un tributo que se aplica en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, los territorios tienen la potestad para establecer un tramo autonómico. Hasta 2010, Madrid, Cataluña, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Galicia eran las únicas comunidades que habían aplicado el llamado céntimo sanitario. Desde el primero de enero, Andalucía, Extremadura y Murcia se han unido al club.

El Gobierno de José María Aznar estableció en 2002 este tributo con la finalidad de financiar los gastos de naturaleza sanitaria. Sin embargo, Bruselas considera que el tributo se establece como una mero instrumento recaudatorio para fortalecer a las comunidades autónomas. Además, indica que supone aplicar un impuesto a un producto, el combustible, que ya se grava con el impuesto especial sobre los hidrocarburos.

Sin embargo, fuentes tributarias indican que el dictamen de Bruselas no cuenta con la suficiente fortaleza legal para obligar al Gobierno a retirar el céntimo sanitario. Por otra parte, actualmente la Comisión Europea debate modificar la directiva energética para vincular los impuestos sobre el combustible a la protección del medio ambiente. En este sentido, España espera el resultado de estas negociaciones antes de reformar la tributación sobre los carburantes.

El transporte reclama sin éxito, por vía judicial, la devolución de las cuotas fiscales

Y mientras ello sucede, las comunidades cuentan con una importante fuente de financiación, ajenas totalmente a su posible ilegalidad. El impuesto sobre las ventas minoristas de determinados hidrocarburos, cuya recaudación está totalmente cedida a las autonomías, permite ingresar en torno a 1.300 millones al año. De éstos, 400 millones corresponden al recargo autonómico que aplican algunos territorios. Una cifra que aumentará después de que Andalucía, Extremadura y Murcia aprobaran establecer el céntimo sanitario. Entre los tres territorios prevén recaudar este año en torno a 200 millones adicionales.

Recursos infructuosos de momento

Cuando en 2008 la Comisión Europea dictaminó la ilegalidad del impuesto minorista sobre los hidrocarburos, las asociaciones de transportistas empezaron a reclamar que el Estado les devolviera los gastos ligados a ese tributo. Desirée Paseiro, jurista de la Federación Nacional de Asociaciones de Empresarios de Transporte Discrecionales de Mercancías (Fenadismer) explica que, de momento, los tribunales desestiman las demandas. Ello es así porque la Comisión Europea solo ha elaborado un dictamen que ni siquiera es público. Por lo tanto, los jueces aplican la legislación española y en ningún lugar aparece que el céntimo sanitario sea contrario al ordenamiento jurídico.

Las asociaciones confían en poder llegar hasta los tribunales comunitarios con la esperanza que éstos les den la razón. Si ello sucediera, Fenadismer calcula que el Estado podría verse en la obligación de devolver en torno a 5.000 millones de euros.

Los demandantes reclaman las cuotas soportadas durante los últimos cuatro años. Más allá de ese periodo resulta imposible porque cualquier irregularidad se considera prescrita. Si bien son las asociaciones de transportistas quienes más interés tienen en solicitar la devolución de las cuotas soportadas por el céntimo sanitario, Fenadismer asegura que cualquier contribuyente, ya sea empresario o persona física, tiene derecho a buscar el amparo de los tribunales en la medida que el céntimo sanitario grava a particulares y profesionales.

En cualquier caso, el Gobierno se muestra muy tranquilo. No le faltan motivos. De momento, la Comisión Europea no ha enviado y, probablemente no lo hará, el caso al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. Así, no sería extraño que a medio plazo otras comunidades se subieran al carro del céntimo sanitario.

Un recargo que eleva el precio de la gasolina

El impuesto sobre las ventas minoristas de determinados hidrocarburos, el céntimo sanitario, grava con 2,4 céntimos el libro de gasolina y el gasóleo en todas las comunidades. Además, los Ejecutivos autonómicos pueden aplicar un recargo adicional de 4,8 céntimos. Sin embargo, la mayoría de comunidades optaron por emular al Estado y también establecieron en el tramo autonómico del tributo un gravamen de 2,4 céntimos por litro de gasolina.

Solo Madrid, que fue la primera en establecer el céntimo sanitario, aplica un tipo menor, de 1,7 céntimos (ver gráfico adjunto).

En cuanto al gasóleo, existen más diferencias. Así, Cataluña, Castilla-La Mancha y Andalucía establecieron el gravamen más alto, de 2,4 céntimos. Mientras que Galicia aplica el tipo menor, de 1,2 céntimos por litro.

Más allá del céntimo sanitario, la mayoría de comunidades ha optado por elevar impuestos ante la caída de ingresos tributarios. Así, Cataluña, Andalucía, Extremadura o Cantabria incrementaron desde enero el IRPF para las rentas altas, medida que el Gobierno central también adoptó.

Además, muchos territorios aprovecharon la subida del 7% al 8% del tipo reducido del IVA, que grava la compraventa de vivienda nuevas, para elevar hasta el mismo nivel el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, tributo que grava la compra de casas de segunda mano. Cataluña, Extremadura, Andalucía o Asturias tomaron ese camino.

Las cifras

8.500 millones de euros han ingresado las comunidades entre 2002 y 2009 gracias al impuesto sobre las ventas minoristas de determinados hidrocarburos (céntimo sanitario).

2,4 céntimos por litro es el gravamen estatal que se aplica sobre la venta minorista de gasolina.

400 millones adicionales ingresan las comunidades que aplican el recargo autonómico.

147 millones

Cataluña es el territorio que más ingresos obtiene en el tramo autonómico del céntimo sanitario. En 2008, último año del que hay datos desagregados, la Generalitat recaudó 147 millones, el 39% del total ingresado por el conjunto de comunidades que aplican el recargo.