Motociclismo

Marc Coma conquista su tercer Dakar

Marc Coma ha logrado un hito en el motociclismo español al conquistar su tercer Dakar, el rally más duro del mundo.

Nacido el 7 de octubre de 1976 en la localidad barcelonesa de Avià, Coma conoció de bien pequeño el olor de la gasolina gracias a su padre y su tío, grandes aficionados a las motos, lo que le llevó a subirse precozmente a una por primera vez a los ocho años.

Un joven Marc Coma dio sus primeros pasos en la competición a través del motocross, donde se empleó a fondo en campeonatos regionales, provinciales y finalmente nacionales hasta los 18 años, cuando decidió probar suerte con el enduro.

El catalán cosechó triunfos y buenos resultados en esta especialidad, donde fue campeón de España Júnior en la categoría superior a 175cc, medalla de plata en el Mundial de Enduro, cuarto en el Campeonato de Europa de Enduro Sénior superior a 175 cc o ganador del Campeonato Mundial de Enduro Sub-23.

Sin embargo, el catalán ya había fijado su atención en África, y en 2002 Carlos Sotelo, ex piloto del rallys africanos, ofreció a Marc la posibilidad de pilotar una moto construida por el propio Sotelo en el Arras-Madrid-Dakar, donde, pese a no terminar la carrera, quedó prendido del continente.

En 2003 Coma volvió al Dakar, esta vez como piloto oficial de KTM junto a Joan 'Nani' Roma e Isidre Esteve, y consiguió la undécima posición. Como recompensa por su buena actuación, en 2004 volvió al Dakar como 'mochilero' de Roma y Esteve, aunque una fuerte caída a falta de cinco etapas lo obligó a abandonar la carrera.

Tras cosechar buenas actuaciones en campeonatos de raids durante el 2004, Coma parecía en unas condiciones inmejorables para disputar el Dakar 2005, donde lideró la prueba durante varias jornadas y consiguió una segunda plaza final que le supo a poco. Un año después llegó al fin su hora y el catalán, con más experiencia y madurez, se adjudicó su primer Dakar tras liderar la prueba desde la cuarta etapa.

La buena racha de Coma siguió en 2006 con la consecución de su segundo título consecutivo en el Mundial de Raids, un bagaje inmejorable para presentarse al Lisboa-Dakar 2007 para defender su corona.

Sin embargo, cuando todo parecía listo para que Coma revalidara el título llegó la fatídica penúltima etapa, donde el de Aviá se perdió en un punto complicado de navegación y, tratando de recuperar el tiempo perdido, sufrió una caída que lo obligó a abandonar.

Tras la suspensión de la carrera en 2008 por amenazas terroristas, Coma llegaba al primer Dakar en el continente latinoamericano en la lista de favoritos al título, que defendía el aguerrido Cyril Despres. Pero Coma no dio opción a ninguno de sus rivales y desde la primera etapa se encaramó a lo más alto de la clasificación, posición que no abandonó en toda la carrera.

Con el título del 2009, Coma se convirtió en el único piloto español en ganar dos veces el Dakar, y se presentó de nuevo en Buenos Aires en 2010 con la intención de seguir batiendo todos los registros. Pero ese no fue su año. Despres marchó a un ritmo endemoniado y Coma recibió una dura penalización de seis horas a mitad de carrera que lo dejó sin opciones de luchar. Los comisarios de carrera acusaron al catalán de cambiar un neumático en la séptima etapa de la carrera, algo que prohíbe el reglamento, pero que nunca se pudo llegar a demostrar. Pese al mazazo, Coma se repuso y contestó a lomos de su KTM, donde mejor sabe hacerlo. Consiguió su cuarto Mundial de Raids y se mentalizó para afrontar el tercer Dakar suramericano.

Con Joan Pedrero como nuevo 'mochilero' y la tranquilidad que le ofrecían los neumáticos Michelin, Coma completó un Dakar 2011 sin sobresaltos, en el que se mostró como el piloto más fiable y el que mejor navega por el inmenso desierto de Atacama. Ganó cinco etapas, marchó como un rayo cuando le convenía y administró sensatamente la ventaja que le sacó a Cyril Despres, víctima de una penalización de diez minutos, de caídas y de errores de navegación.

Tercer Dakar para Coma en las últimas cinco ediciones de la carrera, que lo convierten en el gran dominador del rally en los últimos años.