Obtiene un beneficio de 13.293 millones

JP Morgan gana un 48% más en 2010, tras reducir sus provisiones casi a la mitad

El banco estadounidense JP Morgan obtuvo en 2010 un beneficio neto de 17.370 millones de dólares (13.293 millones de euros), lo que supone un 48,1% más que los 11.728 millones de dólares (8.793 millones de euros) que ganó en el ejercicio anterior, según informó la entidad en un comunicado.

La cifra de negocio de JP Morgan alcanzó en su último año fiscal los 102.694 millones de dólares (76.994 millones de euros), un 2,2% más en comparación con los 100.434 millones de dólares (75.300 millones de euros) que ingresó en 2009.

Por su parte, las provisiones por riesgo de crédito alcanzaron en 2010 los 16.639 millones de dólares (12.472 millones de euros), un 48% menos en comparación con la partida destinada a este efecto el año anterior, que fue de 32.015 millones de dólares (23.999 millones de euros).

Por áreas, las ganancias se dispararon en la división de servicios financieros minoristas, que pasaron de 97 millones de dólares (73 millones de euros) a 2.526 millones de dólares (1.893 millones de euros), y en la de tarjetas de crédito, donde la compañía dejó atrás las pérdidas de 2.225 millones de dólares (1.668 millones de euros) de 2009 y ganó 2.074 millones de dólares (1.554 millones de euros).

Por su parte, los beneficios aumentaron un 64% en la banca comercial y un 20% en la gestión de activos, pero se redujeron en las divisiones de capital privado y de negocios (-58%), servicios de valores y del Tesoro (-12%) y banca de inversión (-4%).

En el cuarto trimestre de 2010, la entidad aumentó su beneficio neto un 47,3%, hasta los 4.831 millones de dólares (3.621 millones de euros), mientras que su cifra de negocio creció un 12,6%, hasta los 26.098 millones de dólares (19.556 millones de euros). Por su parte, las provisiones por riesgo de crédito descendieron hasta los 3.043 millones de dólares (2.280 millones de euros), lo que representa una caída del 58,2%.

El presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, destacó que el "sólido" desempeño registrado en el cuarto trimestre y en el conjunto de 2010 reflejan los buenos resultados de la mayoría de sus negocios, que se han beneficio de una fuerte relación con los clientes y unas continuadas inversiones en el crecimiento.

A pesar de ello, reconoció que en su negocio hipotecario, pese a que las ejecuciones y la morosidad han mejorado, el coste del crédito permanece en niveles "anormalmente elevados" y siguen siendo un "lastre significativo" para sus ingresos.

Asimismo, señaló que la compañía ha salido de la "peor tormenta económica" en la historia reciente "más fuerte de lo que jamás ha sido". Además, señaló que la entidad está "bien posicionada" con la fortaleza de capital necesaria para hacer las inversiones correctas y tomar ventaja de las oportunidades que surgen para beneficio de sus accionistas.

"Aunque nos seguimos enfrentando a desafíos, hay señales de una vuelta de la estabilidad y el crecimiento, tanto en los mercados de capital globales como en la economía estadounidense", agregó.