Es imprescindible mantener la confianza de los mercados

España necesita un plan de acción "claro", según Esade

Es importante que España tenga, "y le ha faltado", un conjunto de medidas enmarcadas en un plan de acción "claro", que genere la confianza de los mercados internacionales, ya que, según el director del departamento de Economía de Esade, Fernando Ballabriga, "la confianza cuesta mucho ganarla y se puede perder en una noche".

En este sentido, en la presentación del informe de Esade, Ballabriga ha destacado que en España ha faltado "un diagnóstico claro y un plan de acción realista", que incluya medidas en las cuentas públicas y en los ámbitos laboral, empresarial y financiero.

Una de las preocupaciones que, a juicio de Esade, tienen los mercados internacionales sobre la economía española es la capacidad de generar rentas, lo que aumentaría la capacidad de asumir la deuda externa y por ende, mantener la confianza de los inversores.

Por tanto, para afrontar de manera "sólida" la situación actual, España se ha visto obligada a tomar medidas de austeridad en el gasto y "hacer todo lo posible" para alejarse de un escenario de estancamiento, según el informe. Así, Ballabriga cree que el Gobierno debe combinar medidas a corto y medio plazo, con otras más a largo plazo, para que a la vez de ver resultados en breve se lleven a cabo acciones para que los efectos perduren en el tiempo.

Entre las medidas a corto plazo, Esade identifica la rebaja de los sueldos a los cargos públicos y la congelación de las pensiones; mientras que a largo plazo se debería aumentar la solvencia del sistema económico mediante la reforma de las pensiones o la reducción del gasto sanitario.

Además, el informe considera "clave" que aumente la competitividad y se hagan "más atractivos" los productos españoles, para poder aumentar las exportaciones.

Asimismo, Ballabriga considera que la reforma laboral y la negociación colectiva son medidas "importantes y hay que llevarlas a término". En este sentido, se muestra preocupado por los "claroscuros" que se desprenden de la negociación entre Gobierno y sindicatos, que a su juicio "es una dinámica similar a la ocurrida entre 2008 y 2010, cuando las mesas de negociación no llevaron a nada".

De este modo, advierte que habrá que esperar a ver si España es capaz de "recuperar el tiempo perdido", ya que ahora se están tomando medidas que otros países europeos ya llevaron a cabo al reaccionar a tiempo.

El rescate a España es una cuestión "abierta"

Ballabriga considera que la posibilidad de un rescate a España es una cuestión "abierta", ya que depende de si la deuda externa aumenta o se mantiene estable. En este sentido, ha explicado que el problema de España no es tanto que aumente la deuda en sí, sino que se incrementa por los intereses que genera.

Así, cree que la pregunta se reduce a que España sea capaz de romper esta dinámica "perversa" y tome medidas serias para aumentar la renta, algo que sólo puede hacer mediante el aumento del consumo o del mercado externo.

Además, según Ballabriga, un rescate a Portugal "no tiene por qué influir en España, porque en ese sentido el país tiene autonomía", y recuerda que con cada rescate se ha mencionado a España, pero, a pesar de ello, se ha mantenido la prima de riesgo.