Según Avance del Mercado Laboral de Afi-Agett

El paro repuntó al 20,3% en el cuarto trimestre, hasta 4,7 millones de desempleados

La tasa de paro se situó en el 20,3% en el cuarto trimestre, más de medio punto por encima del nivel alcanzado en el periodo anterior, del 19,7%. De esta forma, se interrumpe la senda bajista vislumbrada en el tercer trimestre, cuando la tasa de desempleo descendió tres décimas, y el número de parados alcanza ya los 4,7 millones de personas.

æpermil;stas son las principales conclusiones que se extraen del último Avance del Mercado Laboral de Afi-Agett, que espera un descenso interanual de la ocupación del 1,2% en los tres últimos meses del año, con 126.000 trabajadores menos, y sitúa el número de ocupados en un nuevo mínimo de 18,4 millones de personas.

Además, Agett sostiene que en el primer trimestre de 2011 se registrarán los niveles mínimos de ocupación de toda la crisis, con una caída interanual del 0,5% y 18,3 millones de personas empleadas.

Desde la patronal de empresas de trabajo temporal se señala que "los indicadores apuntan a una ralentización en el deterioro del mercado de trabajo", aunque se auguran meses de ajustes en el empleo. "El final de estos ajustes y el comienzo de la leve recuperación que percibiremos en España comenzará muy probablemente en el segundo semestre de 2011", añade.

Con todo, Agett advierte de que aún habrá que esperar al menos cinco años para volver a niveles de un año normal, por lo que, a su juicio, "es momento de seguir aplicando reformas que vuelvan a impedir la sangría del empleo".

Mientras tanto, el informe apunta que la reducción de los costes laborales por trabajador y mes en un 0,3% interanual durante el tercer trimestre del año se debe a un descenso del coste de los despidos y, "aunque tardío, deberá proseguir en los próximos meses".

De este modo, España recuperará parte de la desventaja competitiva que ha presentado frente al resto de Europa, abunda Agett, para añadir que "España debería haber seguido ejemplos clave, como el de Alemania, donde en la última década se ha apostado por una contención de salarios y por otras modalidades de contratación".

Mención especial merece para Agett el caso del sector de la construcción, que, según sus previsiones, "continuará destruyendo empleo", por la escasa actividad residencial, así como en la obra pública.

Además, el resto de las ramas relacionadas con el sector público, las financieras o las más dependientes de la demanda interior, continuarán perdiendo puestos de trabajo.

Por el contrario, las actividades orientadas al exterior en los sectores de servicios e industria serán las que cuenten con mayores posibilidades para el empleo en el futuro.