Los días 3 y 4 de diciembre

Iberia cifra en 15 millones las pérdidas por el plante de los controladores

El cierre del espacio aéreo español durante 20 horas entre los días 3 y 4 de diciembre por el abandono masivo de sus puestos de trabajo de los controladores aéreos ha supuesto para Iberia unas pérdidas de entre 13 y 15 millones de euros.

æpermil;sta es una de las nuevas informaciones que se recogen en el folleto de emisión de la fusión de Iberia con British Airways para la próxima salida a Bolsa de la empresa nacida tras su fusión, IAG, que fue remitido ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Iberia destaca que, para evaluar el impacto del paro de los controladores hay que considerar, además de las cancelaciones de los vuelos, los reembolsos y la reubicación de los pasajeros en medios de transporte alternativos, así como la atención que se dispensó a los viajeros en los aeropuertos.

Estas pérdidas calculadas por Iberia se suman a las de otras compañías que no pudieron operar durante esas 20 horas en los aeropuertos españoles y que la Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) calcula en una cifra superior a 50 millones.

Tras la aprobación ayer de la nota por la CNMV y la del organismo regulador de los mercados en Reino Unido, prevista para la próxima semana, el próximo jueves de 20 enero será el último día de cotización de las acciones de Iberia y British en la Bolsa de Madrid y de Londres, respectivamente.

Un día después, el 21 de enero, se llevará a efecto la fusión y se suspenderá la cotización de las acciones de ambas compañías. Iberia pondrá así fin a casi una década como empresa cotizada en el Ibex, índice al que pertenecía desde el pasado mes de abril, para volver al parqué el 24 de enero, ya como títulos de International Airlines Group (IAG).

Una política común de los pilotos

Los pilotos de Iberia, British Airlines y American Airlines han firmado un acuerdo de unidad y cooperación mutua con el fin de proteger sus intereses en relación con cualquier fusión o alianza financiera entre las tres compañías, que cuentan con un acuerdo de negocio conjunto para rutas trasatlánticas.

Los sindicatos que los representan, han acordado cooperar para el intercambio de información y el desarrollo de una estrategia común para asegurar "una justa distribución de oportunidades de trabajo para los tres colectivos e impedir cualquier intento de externalización.