Aprueba el llamado 'examen anual de crecimiento'

La CE inicia el proceso para una mayor coordinación económica y presupuestaria

La Comisión Europea aprobó hoy el primer paso de un ambicioso plan para coordinar las políticas económicas de los países de la UE, con el que se busca mejorar la situación presupuestaria, el crecimiento económico y el empleo.

La CE dio su visto bueno al llamado 'examen anual de crecimiento', que incluye diez puntos de "acción urgente" para lograr mayor estabilidad macroeconómica y saneamiento presupuestario que permitan reforzar el crecimiento, según indicó la Comisión.

El informe inaugurará el llamado "semestre europeo", que por primera vez permitirá que los Estados comunitarios coordinen con la UE de forma anticipada sus proyectos de presupuestos para el año siguiente.

"Sin coordinación fiscal, estamos a merced de los mercados" y Europa se "estancará, con un círculo vicioso de alto desempleo" y bajo crecimiento económico, dijo el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, en una conferencia económica. El informe "es una gran contribución de la CE" a la respuesta europea a la crisis fiscal, al dirigirse a los problemas presupuestarios que han avivado la crisis, añadió Rehn.

Nueva fase de integración

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, aseguró que esta decisión marca "una nueva fase en la integración europea". El objetivo es "mejorar de forma significativa la gestión y la coordinación de las economías interdependientes de la Unión Europea", añadió.

El semestre europeo, que fue propuesto por la Comisión la primavera pasada y aprobado por los Veintisiete en septiembre, forma parte de un paquete más amplio de medidas que aún están siendo debatidas para reforzar la vigilancia presupuestaria y la coordinación macroeconómica en la UE, incluidas sanciones más duras para los países con déficit excesivos.

El "semestre europeo" comenzó con este examen anual de crecimiento, que será discutido durante las próximas reuniones de ministros europeos, de cara a su adopción durante la cumbre de líderes de marzo.

Este documento deberá inspirar los planes de consolidación fiscal y reformas para el ejercicio que viene que los estados miembros enviarán a Bruselas en abril próximo, de cara a que la Comisión realice una evaluación detallada de los mismos antes del verano.