Restricciones de asistencia

Casi la mitad de las empresas del Ibex 35 piden ya una sola acción para asistir a sus juntas

Dieciséis de las empresas que conforman el Ibex 35 han acabado con las restricciones de asistencia a las juntas generales y permiten ya acudir a aquellos accionistas que poseen como requisito una única acción, según el 'VI Informe sobre Juntas Generales de Accionistas de empresas del Ibex 35' promovido por IESE y el Grupo Inforpress.

El informe, que pretende velar por los derechos de los pequeños accionistas mediante la promoción de buenas prácticas empresariales, muestra cómo algunas compañías como Endesa suprimieron en 2010 estas restricciones, mientras que otras como Banco Sabadell redujeron el número de acciones requeridas de 1.000 a 800 acciones.

No obstante, los datos ponen de manifiesto que aún dos empresas, Abengoa y Mapfre, requieren 1.500 acciones para acudir a las juntas y otras como Abertis, Acerinox, Banco Popular o Criteria al menos 1.000 acciones, unas limitaciones que para el Foro de Buen Gobierno y Accionariado deberían desaparecer.

Respecto a las limitaciones de derecho a voto, el estudio señala que cuatro empresas, entre ellas Endesa, Gas Natural e Indra acabaron con ellas en 2010 y puntualiza que otras como Enagás o Red Eléctrica no pueden suprimirlas, puesto que están obligadas por ley a establecer dichas restricciones.

Por otra parte, el informe apunta que cerca del 35% de las empresas analizadas se niega a separar la aprobación de resultados de la gestión del consejo, una recomendación que hace el código unificado de Buen Gobierno y que no siguen compañías como BBVA, Repsol, Santander o Telefónica.

Sin embargo, todas las empresas del Ibex separaron en el orden del día los puntos relativos a modificaciones de estatutos o reglamentos y votaron independientemente la reelección o nombramiento de consejeros.

Asimismo, tras el análisis del contenido de las convocatorias, el estudio señala que aún un 23% de las empresas no recogen el derecho de asistencia ni de información y un 29% rehuyen del derecho de representación, mientras otras como Gas Natural, Grifols o Indra ni siquiera detallan en la convocatoria los acuerdos que se van a votar.

En cuanto al quórum, o número requerido de asistentes a una sesión, la investigación apunta que la asistencia media fue del 70,45%, un 3,26% menos que en 2009, siendo Grifols, con un 97,10% de asistencia, la empresa con mayor número de accionistas presentes en su junta seguida de Endesa (93,99%) y Banesto (91,80%).

En referencia a los elementos de apoyo en las juntas, durante 2010 el número de empresas que facilitó el acceso para minusválidos en sus reuniones pasó de 32 a 22 y tan sólo seis dispusieron de intérpretes para sordos. Asimismo, más de la mitad comenzó a introducir sistemas de traducción en las mismas con el objetivo de facilitar el entendimiento a los accionistas extranjeros.

Además, el estudio pone de manifiesto el esfuerzo de las empresas por el incrementar uso de las nuevas tecnologías en su relación con el accionariado. Así, todas permiten la delegación por correo postal, nueve lo permiten por correo electrónico o a través de la web e incluso algunas como Bankinter y Banco Popular lo permitieron por móvil.

A pesar de que sólo 19 compañías retransmitieron las juntas a través de la web y únicamente 14 de ellas colgaron el vídeo en su página con el fin de que los accionistas lo pudiera visualizar posteriormente la mayoría recurrieron a diversos regalos, tales como libros o bombones, para incentivar la asistencia a sus juntas, mientras que Iberdrola optó por entregar una prima, al igual que en 2009.

Transparencia para crear confianza

Para el director del Centro de Investigación IRCO-IESE, José Ramón Pin, esta apuesta por la información y la transparencia ayudaría a los accionistas minoritarios o "dispersos" a recuperar la confianza y a invertir más, lo que evitaría los descensos en los mercados. A su parecer, en las compañías existe cierta "despreocupación" por el buen gobierno corporativo para ocuparse de temas que consideran que tiene "mayor impacto".

Por su parte, el presidente de Emisores Españoles, Salvador Montejo, se mostró a favor de una mayor transparencia, aunque puntualizó que no se debe de pedir a las juntas generales más de lo que pueden aportar y calificó a los accionistas minoritarios de "rentistas", al considerar que sus opiniones no pueden "limpiar la trastienda" de las compañías.

Por último, Montejo se mostró escéptico sobre el uso del foro electrónico por parte de los accionistas al enumerar la complejidad que supone para la empresa tener constancia de que la persona que opina en sí es accionista, a la vez que elogió la Ley de Sostenibilidad, pues consideró que permitirá una mayor interacción entre compañía y accionista.