Conflicto en el transporte aéreo

El 85,4% de los controladores acepta acudir al arbitraje con AENA

El 85,4% de los controladores ha dado su respaldo al preacuerdo alcanzado entre AENA y USCA, sindicato mayoritario que agrupa al 97% de los 2.400 controladores del ente público, según el cual se comprometen a someter aquellos aspectos en los que no logren un consenso a un árbitro que será designado por ambas partes antes del día 12 de enero.

Del total de controladores que acudieron a votar fuera de los centros de trabajo, al estar militarizados, el 85,4% se mostraron a favor del arbitraje a pesar, recalca USCA en un comunicado, "del malestar que ha generado en el colectivo" la información publicada en un medio de comunicación según la cual los miembros del sindicato están siendo espiados ilegalmente por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). En la misma línea, los controladores han lamentado que "la buena fe del colectivo" demostrada en su voluntad de aceptar estas medidas de arbitraje "no se esté correspondiendo con la actitud del Gobierno".

De esta forma, ambas partes deberán nombrar antes del próximo miércoles, dos días antes de que finalice la prórroga del estado de alarma, a un árbitro "para dirimir las posibles discrepancias que puedan surgir durante la negociación", que continuará hasta el 31 de enero.

La junta directiva de USCA ha pedido estos días a sus afiliados que den luz verde a este preacuerdo, que supone un acercamiento a la empresa para proseguir con la negociación que permita la renovación del convenio colectivo cuanto antes, pese a ciertas reticencias del colectivo.

USCA teme que el preacuerdo con AENA pueda ser un "paripé" y que el Ministerio de Fomento tenga preparado ya tenga preparado "el laudo del siglo" en un cajón, según indicó el portavoz de USCA, César Cabo, en declaraciones a Europa Press.

Asturias

La fiscalía ha archivado las diligencias que había incoado el 6 de diciembre para el esclarecimiento del conflicto de controladores aéreos en el aeropuerto de Asturias, al estimar que no fueron los causantes de las alteraciones de los vuelos en el Principado.