Nombramientos

El Gobierno ha investigado la incompatibilidad del secretario de la Energía

El nuevo secretario de Estado de la Energía, Fabricio Hernández, toma hoy posesión de su cargo en la sede del Ministerio de Industria. El titular de ese departamento, Miguel Sebastián, ha logrado nombrar a su candidato sorteando las presiones indirectas que han recibido Economía o Moncloa y a pesar de la incompatibilidad para tomar decisiones sobre el sector eléctrico que le atribuye un informe del propio Gobierno. Según fuentes próximas al mismo, la incompatibilidad se deriva de su anterior puesto en la consultora Nera Nera Economic Consulting, que ha prestado servicios a empresas como Iberdrola y, en menor medida, Gas Natural Fenosa.

Así, un dictamen de la Oficina de Conflicto de Intereses de la Secretaría de Estado de la Función Pública, dependiente de Administraciones Públicas, considera que su incompatibilidad le obligaría a inhibirse durante dos años de "cualquier asunto o iniciativa" relacionada con dichas empresas eléctricas (la mayoría de las decisiones le afectarían, pues son sectoriales). Sería, prácticamente, un secretario "virtual", según fuentes del sector. Se desconoce si Industria considera vinculante el informe y si aplicará dichas incompatibilidades o sería necesaria una denuncia externa.

Por otra parte, según las mismas fuentes, el secretario de Estado saliente, Pedro Marín, estaría dudando si presentarse o no como candidato a dirigir Irena, la agencia de energías renovables dependiente de Naciones Unidas, tal como había anunciado. Las mismas fuentes apuntan a que el secretario de la ONU, Ban Ki-Moon, ya tiene a un favorito en Kenia.

Obligación legal

La ley exige a los altos cargos que hagan una declaración de las actividades profesionales, mercantiles o laborales de los dos años anteriores a su toma de posesión. En el caso de que esté obligado a abstenerse en ciertas decisiones, lo deberá comunicar por escrito.