Marca el inicio del "semestre europeo"

La UE inaugura mañana el nuevo sistema de coordinación económica europeo

La Unión Europea inaugurará mañana un nuevo sistema para mejorar la coordinación de las políticas económicas de los estados miembros, con la publicación de unas directrices que deberán inspirar las decisiones de los gobiernos nacionales en los próximos meses.

La publicación de este análisis de la Comisión Europea marcará el inicio de lo que se ha dado a conocer como "el semestre europeo", una de las iniciativas estrella promovidas por Bruselas el año pasado, para evitar la repetición de crisis como las sucedidas en Grecia, Irlanda, Portugal o España.

Su principal mérito es que integrará la evaluación de las políticas de consolidación fiscal nacionales con el de las reformas económicas, hasta ahora analizadas por separado, dando lugar a incoherencias, según explicaron fuentes comunitarias.

Las fuentes explicaron que el semestre europeo hubiera permitido identificar y hacer recomendaciones sobre los riesgos que se avecinaban en países como Irlanda y España, cuyas cuentas públicas eran impecables antes de la crisis, pero cuyas economías estaban inflando burbujas en el terreno inmobiliario.

"El año 2011 marca una nueva fase en la integración europea y un progreso real en una gobernanza económica y coordinación de las políticas más reforzada", dijo al respecto el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, durante su primer discurso del año.

En el ejercicio de mañana, denominado "Examen anual de crecimiento", la Comisión Europea aún no realizará recomendaciones detalladas por países, pero defenderá que los estados con peores indicadores en el terreno del desempleo o la consolidación fiscal deberán acelerar la puesta en marcha de reformas estructurales para hacerles frente.

"El documento será adoptado mañana por el colegio y marcará las discusiones económicas de los próximos meses", explicó hoy el portavoz comunitario Olivier Bailly.

El semestre europeo, que fue propuesto por la Comisión la primavera pasada y aprobado por los Veintisiete en septiembre, forma parte de un paquete más amplio de medidas que aún están siendo debatidas para reforzar la vigilancia presupuestaria y la coordinación macroeconómica en la UE, incluidas sanciones más duras para los países con déficit excesivos.

El semestre comenzará con este examen anual de crecimiento, que será discutido durante las próximas reuniones de ministros europeos, de cara a su adopción durante la cumbre de líderes de marzo.

Este documento deberá inspirar los planes de consolidación fiscal y reformas para el ejercicio que viene que los estados miembros enviarán a Bruselas en abril próximo, de cara a que la Comisión realice una evaluación detallada de los mismos antes del verano.

El semestre terminará entre junio y julio, cuando el Consejo -órgano donde están representados los estados miembros- adoptará recomendaciones para los países que se hayan alejado de estas directrices marcadas por la Unión.

Con motivo del lanzamiento de lo que considera "un hito histórico", la Comisión Europea ha organizado una conferencia en Bruselas mañana, en la que intervendrán sus máximos líderes.