Informe Randstad

Un tercio de los españoles cree que podría perder su empleo en los próximos meses

Un 32,4% de españoles teme ser despedido, según los resultados del Randstad Workmonitor, un estudio realizado en 27 países y que ha recogido la opinión de 45.158 personas durante 2010.

La idea de que la destrucción de empleo ha llegado a su fin parece no calar en los ciudadanos. Este pesimismo sitúa a España ecomo el quinto país más negativo de los estudiados, con un porcentaje mucho mayor que Alemania (19,7%), Suecia y Francia (17,5%) o incluso Estados Unidos (30,6%). Países que en ningun caso superan el 10% de desempleo frente al más del 20% existente en territorio nacional.

EStos datos lastran también las esperanzas de mejorar profesionalmente. De hecho las expectativas de un trabajador de encontrar un empleo igual al que se posee han bajado casi 7 puntos, pasando del 48,9% del anterior trimestre al 42,2% actual. En el supuesto de encontrar un puesto peor los datos son algo mejores ( 48,9%), aunque también peores que los del anterior estudio ( 57,3%).

A pesar de estos datos, la satisfacción laboral parece no resentirse con la misma crudeza y más del 65% afirma estar contentos con su actual situación. Un dato que sitúa a España unicamente dos puntos por debajo de la media internacional. Aunque como todo, esta alegría va por barrios y aquellos más satisfechos con su situación laboral son los trabajadores con más de 55 años, aquellos que cuentan con un nivel educativos más bajo y los empleados que trabjan para el Gobierno u organizaciones no gubernamentales.

Comienza a recuperarse la confianza, salvo en España

El estudio destaca que aunque en España aún reina la desconfianza, el resto de países comienza su recuperación. Randstad indica que la crisis financiera parece haber superado "su pico de descenso" y la mayoría de los trabajadores en todos los países indican que su compañía está respondiendo bien a la misma.

Así, la mayoría de empleados piensa que la situación económica de sus empresas se desarrollará positivamente durante este 2011. Chinos, indios y suizos son los más optimistas con la actual situación, justo al contrario de lo que sucede con los trabajadores en Dinamarca y Japón.

Este optimismo en el ámbito internacional, no obstante, es algo más moderado cuando se trata del salario. Los trabajadores de Argentina y México son quienes muestran expectativas más altas para 2011, en especial se inclinan por un aumento de salario y una mejora de sus condiciones básicas y beneficios.