Previsiones de Saxo Bank

¿Cuáles son las diez medidas necesarias para recuperar el crecimiento económico?

En sus perspectivas para 2011, Saxo Bank ha presentado el decálogo con los diez pasos necesarios para que las principales economías desarrolladas recuperen una senda saludable. Asimismo, el banco con sede en Copenhague cree que Portugal y Bélgica tendrán que ser rescatadas durante este año y que España podría pedir una ayuda bilateral, aunque es demasiado grande para solicitar un rescate.

En el comienzo de un ejercicio que se prevé complicado, Saxo Bank ha lanzado sus previsiones para 2011. La firma de análisis cree que lo más probable es que continúe la recuperación relativamente débil durante este año en las principales economías y se muestra preocupada por la posibilidad de que esta recuperación siga cimentándose sobre unas bases poco saludables como son una deuda pública inmensa y un sustento artificial suministrado por las imprentas de los bancos centrales y las argucias contables.

Por este motivo, Saxo Bank ha presentado un decálogo con los diez pasos necesarios para que las principales economías desarrolladas recuperen una senda saludable. La casa de análisis considera que un movimiento en esta dirección al comenzar el año sería una gran victoria para la economía. Las diez medidas son:

1. Todos los activos bancarios deben valorarse a precios de mercado.

2. Los bancos que al valorarse a precios de mercado resultaran ser insolventes deberían liquidarse a través de un proceso concursal clásico. En el caso de que fueran demasiado grandes para caer, deberían ser nacionalizados para posteriormente amortizar todas las participaciones de los accionistas, dejar que los titulares de bonos se anoten pérdidas, convertir los bonos en acciones y después reflotar el banco con nuevas acciones.

3. Deberían eliminarse todas las garantías gubernamentales a favor del sector financiero.

4. El consejo de administración de los bancos debería responder personalmente si el banco que gestiona resulta ser insolvente.

5. Todos los presupuestos estatales deberían equilibrarse inmediatamente como mínimo a base de recortes en el gasto.

6. Los gobiernos deberían realizar recortes fiscales drásticos a dos años vista.

7. Los bancos centrales deberían endurecer las políticas monetarias para estimular el ahorro y desalentar la financiación mediante deuda.

8. Los gastos por intereses no deberían ser deducibles fiscalmente, para no fomentar el exceso de financiación a través del crédito.

9. Cualquier deflación resultante debería ser una buena noticia, al constituir una forma de obtener productos más baratos y restaurar la competitividad de las exportaciones.

10. También se debería permitir la bajada de salarios, porque los costes laborales unitarios son demasiado elevados en el mundo occidental.

Portugal y Bélgica tendrán que pedir un rescate

En un contexto de incertidumbre para algunas economías, Christian Tegllund Blaabjerg, jefe de Estrategia de Renta Variable de Saxo Bank, ha señalado que "Portugal tendrá que solicitar un rescate en el primer trimestre de 2011". Para Bélgica, las perspectivas del banco con sede en Copenhague no son mejores. Saxo Bank cree que es muy probable que tenga que acudir al fondo de rescate en algún momento de este año.

El caso de España es, según Saxo Bank, completamente diferente. "No me preocupa tanto España porque el Gobierno está acertando con las medidas políticas, está en la senda acertada. Según los manuales económicos, está haciendo todo bien", explica Christian Tegllund Blaabjerg. "España es demasiado grande como para solicitar ayuda al fondo. Sería necesario algún acuerdo bilateral", añade. El jefe de Estrategia de Renta Variable considera que mayo, agosto y octubre serán unos meses cruciales para España ya que la clave está en superar las subastas de deuda de estos meses.

La firma de análisis afirma que el nuevo año será prometedor para la recuperación y que las tendencias positivas del segundo semestre de 2010 se prolongarán en 2011. Saxo Bank vaticina que la economía estadounidense se acelerará en general y cerrará el año con una tasa de crecimiento del 2,7%. Por su parte, la economía china probablemente se ralentizará y crecerá a un ritmo interanual del 8% que se situará por debajo del 10% que apuntan la mayoría de las previsiones. Asimismo, 2011 será un año de estancamiento para Reino Unido, si bien la economía rebotará a largo plazo aunque posiblemente no hasta 2012.