Análisis de valores

Renovables, pendiente de los vientos de EE UU

Los analistas ven riesgo en el sector pero esperan alzas hasta 2012.

El prometedor mercado de las energías renovables se ha visto fuertemente castigado por la crisis económica internacional primero, y por la falta de determinación de los Estados a la hora de regular el sector, después. Aunque en los últimos tiempos han comenzado a vislumbrarse algunos rayos de luz, las principales firmas del área siguen soportando el castigo de los inversores. En el caso de Iberdrola Renovables, que sufrió un duro varapalo en el parqué durante el pasado año, la compañía ha decidido responder con la contundencia de una fuerte inversión de futuro. Con todo, los analistas coinciden en que el futuro de la compañía depende mayormente de por dónde soplen los vientos en Estados Unidos.

"El principal problema estriba en la falta de acuerdo de los principales partidos de EE UU a la hora de firmar el Energy Bill", exponen los analistas de Link. Este proyecto de ley, explican, "no solo prorrogaría el sistema de ayudas y subvenciones actual más allá de 2012, sino que mejoraría las condiciones actuales del sector" en dicho país. El proyecto de ley de la administración demócrata de Barack Obama ha sido uno de los principales afectados por el refortalecimiento que protagonizó la oposición republicana en la renovación parcial del Congreso norteamericano del pasado noviembre.

Para Renovables la cuestión no es baladí dado que, en la actualidad, la mayor parte su cartera se concentra en territorio estadounidense. Para los expertos de Link existen varias alternativas. La primera, que las dos grandes fuerzas que se sientan en Washington lleguen a un acuerdo y despejen las sombras regulatorias que envuelven al sector. La segunda es que, aún sin cerrar un pacto en torno a la nueva ley, se mantenga la actual política de subvenciones sobre las energías renovables. Cualquiera de estas posibilidades, sostienen los analistas, garantizaría buenos resultados para la compañía española, al menos, hasta finales de 2012, cuando concluye el actual programa de bonificaciones. "El escenario más negativo", aducen, es que llegadas las elecciones presidenciales de dicho año, "el Gobierno entrante decida reducir su apoyo a las renovables", recortando los ingresos del sector.

Una fuerte inversión

En cualquier caso, la dirección de la filial de Iberdrola parece dispuesta a realizar una apuesta decidida por su futuro. Para ello, durante este y el próximo año efectuará una inversión de 7.500 millones de euros, con los que esperan "consolidar la posición de liderazgo mundial". Un montante que no solo afianzará su posición en EE UU, al que dedicará la mitad del montante, sino que apuntalará su negocio en Reino Unido, Brasil y México.

En España, por otra parte, el panorama ha cambiado notablemente desde que, a comienzos de diciembre, el Gobierno aprobara la nueva regulación para la energía eólica y termosolar. Aunque la iniciativa de Industria recorta un 35% la retribución de las primas, también establece una remuneración mínima y, sobre todo, elimina la incertidumbre que dominaba en el mercado.

Con todo, hasta el tercer trimestre de 2010, Renovables había aumentado un 7,1% su beneficio neto respecto al mismo periodo del año anterior, y había incrementado su cifra de negocio, hasta el 17,7%, con 1.597 millones de euros.

En el parqué, Renovables ganó ayer un 0,3% con lo que las acciones se situaron en los 2,67 euros. Una cifra lejana de los 3,49 euros que llegó a marcar en enero de hace un año, pero que se aleja de los 2,26 euros que marcó de mínimo anual a finales de noviembre. Para el grueso de los analistas, no obstante, la recomendación es comprar títulos de la compañía. Así lo sugieren 36 de los 38 expertos que siguen la evolución de la empresa en los parqués, frente a uno que invita a vender, y otro que aconseja mantenerlos en cartera.

La compañía, en cifras

Iberdrola Renovables está presente en 23 países, con especial fuerza en EE UU, Reino Unido y España.

La capacidad instalada de la empresa asciende a 12.006 megavatios en el conjunto de dichos Estados.

El valor de la compañía asciende a 13.443 millones de euros, según los cálculos realizados por los analistas de Link.

El precio objetivo de la acción está en 3,41 euros.