Estudio de Manpower con datos del INE

Los inmigrantes absorben más del 70% de los nuevos puestos de trabajo

Más del 70% del nuevo empleo generado en España hasta el pasado mes de septiembre ha sido absorbido por trabajadores inmigrantes, colectivo que ha demostrado una especial capacidad de adaptación a la crisis al registrar porcentajes de destrucción de trabajo menores al de los nativos.

Así, del total de casi dos millones de empleos perdidos desde el estallido de la crisis, a mediados de 2007, sólo unos 181.000 pertenecían a inmigrantes, lo que supone un 9%, un dato muy inferior al 17% que les correspondería si la destrucción hubiera sido igual a su peso porcentual en el mercado laboral.

Estos datos aparecen reflejados en el estudio "El mercado de trabajo en España hasta septiembre de 2010" elaborado por Manpower con datos del INE y dirigido por el catedrático de Economía Aplicada de la UPF Joan Oliver.

El trabajo cifra en más de un millón de empleos los perdidos en la construcción desde el inicio de la crisis, seguido de los cerca de 640.000 de la industria y los 174.000 del sector servicios.

El informe destaca el comportamiento de los trabajadores inmigrantes en el semestre abril-septiembre de 2010, periodo en el que han absorbido más empleo, con 109.000 nuevos puestos de trabajo, frente a los 42.000 obtenidos por los nativos. Este dato adquiere más relevancia si se tiene en cuenta que los inmigrantes representan sólo el 17% del total de los ocupados pero han absorbido más del 70% del nuevo empleo.

Por contra, en el semestre anterior, los inmigrantes concentraron el 26% de la destrucción de empleo (mayor que su peso en el conjunto del 17%), ya que perdieron 126.000 de los 476.000 puestos de trabajo destruidos.

En los peores momentos de la crisis, durante el cuarto trimestre de 2008 y el primero de 2009, los inmigrantes aportaron también un porcentaje elevado de parados, un 23%, e incluso llegaron a suponer el 30% de los desocupados.

Pese al mejor comportamiento en estos momentos de los inmigrantes a la hora de conseguir empleo, el porcentaje de paro en este colectivo continua alto, alrededor del 27% -muy por encima de la tasa de paro en España, que no llega al 20%-, dado que también son muchos los que entran de nuevo en el mercado laboral pero en cambio no encuentran trabajo.

Sectores

Si se analiza por sectores, en agricultura los peores momentos se registraron en abril-septiembre de 2007 y de 2009; mientras que en el sector industrial y la construcción el peor momento se vivió en octubre 2008-marzo de 2009, aunque se mantuvo la destrucción intensa de empleo también en abril-septiembre de 2009 y en octubre 2009-marzo 2010.

En los servicios, los inmigrantes sólo han perdido empleos en el periodo octubre 2008-marzo 2009, aunque mucho más moderado que en la construcción y la industria, y en octubre 2009-marzo 2010.

En el último semestre analizado (abril-septiembre de 2010), los inmigrantes han conseguido más empleo en la construcción y el sector servicios, mientras que los autóctonos sólo han ganado ocupación en servicios y, de manera muy moderada, en el ámbito industrial.

El estudio ha detectado también una caída relativamente importante de jóvenes inmigrantes entre 16 y 24 años que demandan empleo, lo que se interpreta por la tendencia de este colectivo -sin responsabilidades familiares todavía- a buscar suerte en otro país o incluso a volver a sus países de origen, algo que ya no ocurren con los mayores de 30 años.

El catedrático Joan Oliver ha alertado sobre el problema que se planteará a medio y largo plazo cuando se reactive la economía ya que a la actual pirámide de edad envejecida se suma que los inmigrantes jóvenes están abandonando el país.