En la segunda mitad de 2011 se crearán hasta 50.000 puestos de trabajo

Trabajo señala que se está llegando "al final" del ajuste del empleo

La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, y el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, han coincidido en señalar que "todo apunta a que se está llegando al final del ajuste" en el empleo y que 2010 "ha sido el último año de la crisis" en términos de caída de afiliación, por lo que se cumplirán las previsiones del Gobierno de que a partir de la segunda mitad de 2011 se podrán generar entre 40.000 y 50.000 empleos.

Durante la rueda de prensa para valorar los datos de paro y afiliación de diciembre, Granado ha asegurado que 2010 es "muy probablemente" el último año de la crisis en caída de la afiliación, y los indicadores lo sitúan como "ejercicio de transición", si bien Rodríguez ha indicado que "con toda probabilidad", enero y febrero serán "meses malos" para el empleo, aunque ha remarcado que se van a poder cumplir las estimaciones del Gobierno.

Granado ha admitido que la caída de la afiliación del 1,23% se ajusta a lo previsto en los Presupuestos Generales del Estado para 2010, que esperaban un descenso del 1,3%, si bien los datos son peores de lo que Trabajo esperaba en función de la evolución a mitad de año. "Nos hubiera gustado un aumento algo mayor de la afiliación", ha incidido, asegurando que los datos revelan que la construcción "no ha concluido su ajuste", pese a que ha supuesto la mayor parte del producido en 2010.

Para Rodríguez y Granado, los sectores que crearán empleo en 2011 serán principalmente los de la "economía exportadora", distribución, servicios, los vinculados a la dependencia y la "economía verde" (energía, gestión del agua, eficiencia energética), así como la rehabilitación, que compensará parte del ajuste en la construcción.

No obstante, han matizado que la economía puede tener una "evolución sorprendente" y repetirse ejemplos como los de 2010, cuando la promoción inmobiliaria ha creado empleo, aunque en un "porcentaje minúsculo", según Granado.

Caerán las empresas "menos competitivas"

En cualquier caso, para el secretario de Estado, el hecho de que el ajuste concluya "globalmente" no quiere decir que no se vaya a producir una destrucción de empresas que, sin tener carácter sectorial, se centrará en aquellas "menos competitivas", al tiempo que surgirán otras nuevas.

Respecto a los datos de diciembre, cuando el paro descendió en 10.221 personas, el mejor dato mensual de los últimos 10 años, Rodríguez y Granado han destacado el buen resultado de la campaña de Navidad, mientras que la contratación indefinida ha duplicado a la temporal. No obstante, en la afiliación ha pesado negativamente la huelga de controladores, hasta el punto de haber provocado un descenso adicional de 20.000 ocupados.

Los contratos de 33 días crecen un 52%

Asimismo, los contratos de fomento del empleo indefinido de 33 días de indemnización por despido han crecido un 52% desde la entrada en vigor de la reforma laboral en julio, frente al segundo semestre de 2009, con 167.000 contratos, un ritmo creciente que se mantiene.

"Antes de la reforma, no más de 2.000 contratos temporales se convertían a esta modalidad, pero en este momento se transforman más de 26.000", ha asegurado Rodríguez, quien ha destacado que estas cifras suponen pasar del 17% del total de contratos indefinidos al 37%.

Leve caída de las cotizaciones del 0,7%

Asimismo, Granado ha avanzado que en la próxima semana se ofrecerá la primera estimación de cierre del ejercicio presupuestario de la Seguridad Social, aunque ha adelantado que "en términos generales" los ingresos van a corresponder con las previsiones, "con una leve caída" de las cotizaciones sociales en términos de caja del 0,7%, algo inferior a la prevista, si bien aún no se sabe cómo se traducirá esta evolución en términos de contabilidad nacional y de gasto.

En cualquier caso, ha asegurado que el superávit será "sensiblemente" similar al previsto en los Presupuestos Generales del Estado para 2010, aunque, eso sí, "acusando la desviación de inflación, del 0,8% frente al 1,3%". En este sentido, ha recordado que cada décima de desviación supone 90 millones de euros en la paga de enero, lo que se incorporará en las previsiones de 2011.