El IPC sube un 2,9% en diciembre, su máximo en más dos años

Los precios cierran 2010 con subidas que doblan los aumentos salariales

La inflación armonizada subió en diciembre hasta el 2,9%, según el indicador adelantado ayer por el INE. Una cifra que dobla los aumentos salariales pactados en los convenios colectivos hasta ahora. Por tanto, en el tramo final del año se agudiza la pérdida de poder adquisitivo de los españoles.

La peor ecuación para los bolsillos de los españoles se ha cumplido. Los precios se disparan -alentados por el aumento del tabaco y los carburantes- y suben muy por encima de las revisiones salariales pactadas en los convenios colectivos. El indicador adelantado ayer por el INE fijó la inflación en diciembre en el 2,9%, mientras que los convenios colectivos pactados entre abril y noviembre -último mes del que existen datos- fijaron los incrementos salariales en el 1,3%. Es decir, la inflación sube el doble que el sueldo de los trabajadores.

En cualquier caso, muchas empresas han llevado a cabo revisiones salariales a la baja. Ello, unido al incremento de los precios, supone una mayor pérdida de poder adquisitivo. De hecho, los costes salariales por persona y mes crecieron un imperceptible 0,1% en el tercer trimestre del año anterior, el nivel más bajo de la historia según la última estadística de costes laborales publicada por el INE.

Desde la organización patronal CEOE reclaman desligar los sueldos de la inflación y piden que sea la productividad la variable para calcular los incrementos salariales. Y recuerdan que si bien el IPC de diciembre se ha situado en el 2,9%, los precios en el conjunto del año han crecido, de media, un 1,8%.

A priori, la inflación de diciembre sirve para actualizar los sueldos de aquellos trabajadores que cuentan con convenios colectivos con cláusula de revisión salarial. Sin embargo, la crisis económica llevó a sindicatos y patronal a sellar un acuerdo marco de moderación salarial que fijó los incrementos de sueldos entre el 1% y el 2% para 2011. Este pacto supone una guía para la negociación entre los trabajadores y su empresa.

El repunte de la inflación, que en diciembre alcanzó su nivel más alto de los dos últimos años, tiene dos culpables: el incremento de los carburantes y la subida del tabaco por el incremento fiscal aprobado por el Gobierno. El tabacaleras elevaron un 7,3% el precio de las cajetillas de tabaco después de que el Ejecutivo elevara la fiscalidad que pesa sobre las cajetillas.

Y el combustible se encarece al ritmo frenético del aumento del precio del crudo, que en el último año ha subido un 20% y se acerca a la barrera psicológica de los 100 dólares. Ello explica que la inflación subyacente, que elimina de la cesta de la compra los productos frescos y los combustibles, se situara en el 1,2% en noviembre, un nivel muy por debajo del índice general.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, vaticina que el repunte de la inflación se mantendrá en los próximos meses. Por otro lado, España ya se sitúa entre los países de la zona euro que registra un mayor encarecimiento de los precios en el último tramo del año anterior.

La cifra

1,3% es el porcentaje que el Gobierno elevó el salario mínimo interprofesional, fijado en 641,4 euros para 2011. Se trata del menor incremento de la historia.

Nuevos incrementos para este mes

El repunte de la inflación alcanzado en diciembre representa, probablemente, solo la punta del iceberg de lo que depara el futuro próximo. El IPC registrará nuevas subidas en enero, cuando la estadística refleje el efecto de elevar el precio de la electricidad un 9,8% o del gas, un 3,9%. Según Facua, los consumidores pagarán 58 euros más al año por el gas y 81 euros adicionales por la electricidad. Para las empresas, la factura eléctrica se encarecerá 120 euros al año.

Además, también subió el precio del transporte público a partir del primero de enero. Por ejemplo, los usuarios del AVE pagarán un 2,3% más por su billete y los que utilizan los trenes de cercanía abonarán un 3,1% más. Las tasas aeroportuarias, por su parte, se incrementaron un 10,5%.

Todo ello parece indicar que en enero, un mes tradicionalmente inflacionista, el IPC subirá por encima del 1,1% que se registró en enero de 2010.