Cinco Sentidos

Tres meses de lucha en pareja contra el viento, las olas y el frío

Arranca la segunda vuelta al mundo de vela Barcelona World Race.

Ha llegado la hora de los tripulantes (skippers), tras duros meses de trabajo y preparación en los que los 15 equipos que participan en la Barcelona World Race (BWR) han puesto a punto las embarcaciones que zarpan el viernes del puerto de Barcelona. Los 30 protagonistas de ocho países diferentes que darán la vuelta al mundo en la segunda edición de la única regata a dos navegantes sin escalas ni asistencias han descansado al máximo estos últimos días. Mientras los nervios les comen por dentro, intentan compartir con familia y amigos las últimas jornadas, teniendo en cuenta que convivirán solo con su pareja y los océanos durante los próximos tres meses.

La preparación física y deportiva ya hace tiempo que concluyó. Hay que mantener en buena forma y esperar la salida a las 13:00 horas, frente al hotel W del puerto barcelonés. La preparación del último año y medio ha sido intensa, con el objetivo de dominar los veleros, con un peso de hasta 9.000 kilos, una eslora superior a 18 metros y velas de más de 400 metros cuadrados, el equivalente a dos pistas de tenis. Además, el hecho de que participen dos tripulantes lleva la embarcación al límite de sus posibilidades, puesto que las paradas penalizan una vez superado el meridiano que coincide con la longitud del extremo sureste de Australia, antes de la isla de Tasmania. Por tanto, la compenetración debe ser extrema para que un navegante pueda descansar cada cuatro horas, mientras el otro intenta sacar el máximo rendimiento de su monocasco Imoca Open 60, el tipo de embarcación común a los 15 equipos, con presupuestos económicos y condiciones diferentes.

El éxito de la primera edición ha supuesto pasar de nueve participantes (hubo cuatro abandonos) a quince. Los vencedores en 2008 fueron Jean-Pierre Dick y Damián Foxall, a bordo del Paprec-Virbac en 92 días, nueve horas, 49 minutos y 49 segundos, a una velocidad promedio de 11,13 nudos. Este es el primer récord a batir ahora.

928 kilómetros en un día

El segundo es el de la mayor distancia recorrida en 24 horas, que lograron en 2008 Alex Thomson y Andrew Cape, dentro del Hugo Boss, al cubrir 501,3 millas (928,4 kilómetros) a 20,88 nudos de media. Este último equipo fue segundo en la regata, manteniendo con Jean-Pierre Dick las aspiraciones de revalidar su liderato. La colonia española desafiará con 13 navegantes el tradicional dominio anglosajón y francés.

La aventura es difícil y arriesgada. La regata atraviesa casi todas las zonas macroclimáticas del planeta, con la dificultad táctica añadida de la navegación por el Mediterráneo y el paso de los estrechos de Gibraltar y Cook. Son 25.000 millas náuticas (46.300 kilómetros) alrededor de la ruta más corta posible sobre la superficie de la Tierra. La llegada está prevista para finales de marzo de 2011.

Un retorno de 45 millones

La primera edición iniciada en 2007 registró un éxito de difusión sin precedentes. Obtuvo 277 millones de audiencia televisiva, con 400 horas de emisión. El retorno estimado alcanzó los 45 millones de euros. Este será otro de los récords a batir. La ciudad de Barcelona, que es propietaria de la iniciativa, será una clara beneficiada en imagen. La tercera edición ya está prevista para 2014.

El elevado seguimiento previsto de la regata por internet permitirá conocer la ubicación de los barcos de forma constante, con la posibilidad de consultar las clasificaciones, velocidad, rumbo y meteorología. Toda esta información se actualizará cuatro veces al día.