TRIBUNA

La luz subirá un 10% en enero: ¡apaga y vámonos!

Leído y escuchado en los medios: parece que estamos todos de acuerdo en algo. Lo de la subida de la luz un 10% a partir de enero 2011 es una barbaridad y debemos oponernos a nivel personal, haciéndoselo saber al presidente del Gobierno. Francamente, ya no se qué pensar de este país. Lo que aparenta ser unanimidad social no es más que una patraña mediática, amplificada por todos los partidos del arco parlamentario español que creen haber encontrado algo nuevo con lo que enfrentarse.

¿Cuáles son los elementos de base en el discurso de cada uno?

l El PSOE dice que el PP inventó el déficit tarifario, allá por los inicios de la década de 2000, y que es una hipoteca que se asumió sin preguntárselo a los que deberán pagarla, los consumidores. Se acuñó para ello un palabro: el déficit ex ante.

l El Partido Socialista siguió utilizando sin ningún rubor este mecanismo, amplificando su aplicación y trepando a los aberrantes 20.000 millones de euros actuales.

l Los consumidores seguían y siguen sin enterarse de cuál es el verdadero coste de la energía eléctrica que, al estar subvencionada, no la notan en sus bolsillos.

l EL PP dice que cuando ellos mandaban las tarifas bajaron, nunca subieron. No confiesan que mientras bajaron, no se acumuló déficit alguno ya que el sector asumió una reducción del 30% sin trasladarlo al mercado mayorista que se instaló en las famosas 6 pesetas/kWh gracias a lo que cobraron los costes de transición a la competencia, CTC, durante casi siete años.

l Los propietarios de centrales de ciclos combinados a gas natural, CCGT, aseguran que ellos invirtieron a partir del año 2000 para 6.000 horas de funcionamiento y hoy solo trabajan 2.500 horas.

l El PSOE no revela que la situación actual de subida del 10% y del déficit desbordado, se debe en parte a su política de renovables y lo que ello implica en los costes regulados a través de sus primas.

l Los propietarios de renovables dicen que ellos invirtieron bajo una regulación que se ha modificado con retroactividad.

l El actual déficit tarifario de 20.000 millones de euros puede seguir aumentando y se podría llegar a incumplir lo que la Ley estableció de no aumentar más a partir de 2013.

l La titulización del déficit se está aplazando continuamente por la dificultad de su colocación a un coste asumible políticamente.

l Por si ello no fuera suficiente, el PSOE acompaña el mantenimiento de las primas al carbón nacional, para evitar los problemas sociales en las áreas mineras. Además, las inversiones realizadas para el uso del carbón de importación están en un camino de muy difícil solución, por la discriminación positiva a favor del carbón nacional.

l El PSOE acorta la vida útil de la central nuclear de Garoña por razones políticas independientes de su posible extensión.

l El PSOE propone modificar las condiciones del acceso a la generación, creando un peaje y obteniendo una renta que aligere el coste del sistema. Inútil empeño que sin duda se repercutirá en los precios ofertados.

La lista podría seguir pero, solo con los 12 razonamientos anteriores expuestos, ya se puede colegir que ningún partido político asume su verdadera responsabilidad en la autoría de la situación en la que se encuentra el sector energético o más concretamente el sector eléctrico español.

Estamos en el peor de los mundos: una crisis galopante, un sector pendiente de recibir unos fondos equivalente a casi un año de su renta, unas calificaciones de riesgo país y riesgo sector cada vez más pendientes de la corrección de las medidas de ajuste, una prensa que atiza a toda medida correctiva como la de la subida del 10% en enero, y finalmente unos consumidores, como siempre, fácilmente manipulables por la demagogia imperante

Debemos saludar esta acción de Gobierno, independientemente de su repercusión en las urnas. Es una decisión valiente, una medida correcta que va en la buena dirección. Si pica, cura.

Jordi Dolader. Ex consejero de la CNE