El Banco de España ve "cierto alivio" y el presidente cree que persisten

Ordóñez y Zapatero discrepan sobre las tensiones en los mercados financieros

El Banco de España ha constatado un "cierto alivio" en diciembre de las tensiones que afectaron a los mercados financieros españoles durante noviembre, que se ha traducido en una recuperación de los índices bursátiles y en un ligero descenso de las primas de riesgo. Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho que las tensiones persisten pero que España actuará con "determinación".

En el Boletín Económico correspondiente a diciembre, el Banco de España recuerda que el diferencial del bono español frente al alemán se ha reducido hasta los 250 puntos básicos, desde los 300 puntos de finales de noviembre, mientras que en el mercado de renta variable se ha reducido la volatilidad y los descensos se han moderado.

Respecto a la deuda de los hogares y empresas, el Banco de España señala que ha seguido avanzando a una tasa interanual prácticamente nula, mientras que la de las administraciones públicas continúa creciendo a un ritmo avanzado

En cuanto a los créditos, en noviembre se registró una cierta desaceleración de los préstamos a las familias, fundamentalmente por la caída del crédito para la adquisición de vivienda, pero una menor contracción de los préstamos concedidos a las empresas.

Por el contrario, los depósitos a plazo volvieron a acelerarse, se redujo el crecimiento en los medios de pago y se mantuvo el ritmo de contracción de las participaciones en fondos de inversión en octubre y los datos de noviembre apuntan a una misma evolución.

Zapatero: España actuará con "determinación"

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha advertido durante su comparecencia para hacer una balance de la economía en 2010 y de las previsiones para 2011 que las tensiones que afectan a los mercados financieros de la zona euro aún no han desaparecido, pero que España "está fuerte" y actuará con "determinación" para evitar que cualquier riesgo pueda mermar la capacidad de financiación del país.

Zapatero ha señalado que España adoptará todas las medidas de transparencia y reformas imprescindibles para evitar estas tensiones y que tiene "argumentos, hechos y decisiones" para "poner encima de la mesa en 2011".

"No podemos ser tan ingenuos como para pensar que por el simple hecho de cambiar de año van a desaparecer las tensiones", subrayó el presidente del Ejecutivo, quien insistió en que España "está fuerte" y que el Gobierno actuará con "determinación" para evitar tensiones de la misma naturaleza que las que se han registrado hasta ahora.

Zapatero insistió en que el Gobierno trabajará para evitar "cualquier situación de riesgo que afecte a la capacidad de financiación de España y de mantener su solvencia ante los mercados y los inversores".

El presidente subrayó que tiene "toda la confianza" en que va a ser así, pero con esfuerzos, que afectarán a toda la sociedad española y que "debe decidir el Gobierno y responsabilizarse de ello".