Luis Ortiz. Director del Gremio de Recuperación de Cataluña

"Perdemos dinero con el punto verde"

Luis Ortiz está al frente del sector de la recuperación y del reciclaje de residuos en Cataluña, que representa a 1.500 empresas y gestiona, por razones históricas, el 45% del residuo valorizable industrial en España.

¿Qué beneficios obtuvo el sector de la recuperación en Cataluña en 2009?

La facturación media de todos los recuperadores está en torno a los cinco millones de euros. En 2009, en Cataluña generó 7.500 millones de ventas, se trata de un sector muy potente, en pleno crecimiento y que genera empleo. El residuo es materia prima para nosotros, y España es deficitaria en materia prima, tanto que alcanza un 40% de déficit en la balanza de pagos.

¿Cómo podría el sector de la recuperación colaborar con el nuevo sistema de depósito, devolución y retorno que propone la organización Retorna?

Hemos entrado por el Gremio de Recuperación de Cataluña, que representa a 350 empresas. Colaboramos porque creemos que el sistema de recogida de envases es mejorable. Se paga mal porque los materiales tienen muchos componentes impropios. Se necesitan estándares internos y mejorar el sistema de producción.

¿El sistema de depósito, devolución y retorno es mejor?

Podría mejorar la calidad de la materia prima. Nuestro sector podría hacer de bisagra entre las organizaciones ecologistas y el Sistema Integrado de Gestión (SIG, el punto verde). No se trata de romper nada que ya funciona.

¿Cuántos ingresos pierde el sector por ese nivel de impropios que llega al contenedor amarillo?

Perdemos mucho dinero; estamos evaluando las pérdidas. Los residuos que llegan del contenedor amarillo contienen aire, además la recogida es más cara porque es la más frecuente de todos los residuos (envases, papel y cartón, vidrio, restos orgánicos) y el proceso de producción es muy complicado. Es necesario realizar como mínimo cuatro separaciones, pero no son óptimas. El sistema de depósito, devolución y retorno separa desde el principio, de forma que no hay impropios y existe un valor de entrada.

¿Cómo sería entonces su colaboración con el punto verde de Ecoembes y Ecovidrio, que ahora gestionan esos residuos en solitario?

Queremos tender la mano a los sistemas integrados de gestión para trabajar juntos.

¿Cuáles son las líneas de mejora?

No puede ser que las latas vayan con los plásticos. Las latas en sí ya son una fuente de generación de trabajo. Además, el sistema de depósito, devolución y retorno implica al ciudadano, lo cual es una medida extraordinariamente justa. El sector de la recuperación elimina costes en transporte, gasolina y selección de residuos y las ganancias van directamente al ciudadano.