Desestimadas las medidas cautelares

Las operadoras: la decisión del Supremo no cambia nada

Las operadoras de telecomunicaciones agrupadas en Redtel -Ono, Orange, Telefónica y Vodafone-, subrayaron hoy que la decisión del Tribunal Supremo de desestimar las medidas cautelares que habían solicitado para paralizar el pago de la tasa para financiar RTVE "no cambia en nada la situación".

En un comunicado, Redtel apunta que el Supremo "únicamente se está pronunciando sobre la solicitud de suspensión del pago de la tasa" y que esta decisión "no cambia la situación ni prejuzga el resultado de los contenciosos abiertos" en España y Europa.

Asimismo, Redtel recuerda que ya se habían realizado los pagos correspondientes a 2010 de esta tasa, que fija que los operadores de telecomunicaciones aporten el 0,9% de sus ingresos brutos anuales a financiar la corporación pública.

En un comunicado difundido hoy, el Ministerio de Presidencia ha explicado que el Supremo ha publicado tres autos en los que se establece que esta aportación que realizan las operadoras, "no pone en riesgo la viabilidad financiera de las empresas" ya que pueden aplazar o fraccionar sus pagos.

Las operadoras insistieron hoy en que esta tasa es "injusta, desproporcionada, dañina e ilegal" y recordaron que han puesto en marcha todas las opciones de defensa jurídica de sus intereses, tanto en España como en Bruselas.

El pasado 30 de septiembre, la Comisión Europea (CE) envió una última advertencia a España para que elimine esta tasa al considerar que no está en línea con las normas comunitarias sobre telecomunicaciones.

Las operadoras consideran que el nuevo impuesto es desproporcionado, porque carga a estas compañías con el 50 % de la financiación de la televisión pública y supone un gravamen del 0,9 % de sus ingresos cuando el total de su facturación por servicios audiovisuales apenas representa el 1 %.