Podrían confirmar la moderación de la rentabilidad

El Tesoro realizará cuatro subastas de letras y dos de bonos en enero

El Tesoro Público realizará cuatro nuevas subastas de letras y otras dos de bonos durante el mes de enero, que podrían confirmar la moderación de la rentabilidad observada en la última emisión de 2010, según datos de la entidad adscrita al Ministerio de Economía y Hacienda.

La primera de estas emisiones tendrá lugar el próximo 13 de enero, con la subasta de bonos a un plazo por determinar, a la que sucederá otra de letras a 12 y 18 meses, cinco días después, el 18 de enero.

El 20 de enero se subastarán obligaciones, también pendientes de fijación de plazo, y, finalmente, el próximo 25 de enero se emitirán letras a tres y seis meses. Todas las emisiones tendrán lugar antes de que se concrete la reforma de las pensiones, el 28 de enero.

El Gobierno prevé que la necesidad neta de emisión en 2011 sea bastante inferior a la de 2010, gracias al cumplimiento de la consolidación fiscal y a los ingresos que generará el Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF), entre otras cosas.

Además, en 2011 están previstos tres vencimientos de deuda: en abril, julio y octubre, coincidiendo con los meses en los que se producen ingresos importantes en las arcas del Estado.

Las emisiones brutas previstas para 2011 rondan los 192.000 millones de euros, un 9,2% inferiores a los 211.000 previstas para 2010. Si bien, las emisiones netas se situarán los 31.000 millones de euros, unos 15.000 menos de los inicialmente previstos gracias al margen que permitirán las privatizaciones parciales de AENA y Loterías del Estado.

Por otro lado, el Estado prevé que la cartera de deuda en circulación mantenga una composición similar a la de años precedentes, con un aumento ligero de la participación de los bonos y obligaciones hasta un 81% a costa de las letras, que representan un 15,8%.

La vida media de la cartera de deuda del Estado se incrementará ligeramente respecto a 2010 y se situará en 6,7 años, como resultado del aumento del porcentaje de bonos y obligaciones.

Se mantiene el pulso con los mercados

Frente a los planes del Gobierno están las incertidumbres de los mercados, que podrían volver a forzar al Ejecutivo a nuevas ''maniobras'' para reducir la prima de riesgo y la rentabilidad de las emisiones.

En el último envite, el pasado 21 de diciembre, el Tesoro Público logró despedir el año adjudicando 3.876,66 millones de euros en letras a tres y seis meses, muy cerca del importe máximo previsto y con unos tipos ligeramente más bajos que la subasta anterior.

Esa semana se hicieron públicos los resultados de ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas, que reflejaban que se están cumpliendo sus previsiones de déficit y que permitían aplacar las dudas sembradas días antes por la agencia de calificación Moody''s sobre su solvencia.

Sin embargo, en esta última subasta del año los tipos marginales de las letras a seis meses volvió a ser el más alto desde enero de 2008 y el más elevado desde diciembre de ese mismo año en el caso de las letras a tres meses. La incertidumbre pivota sobre si el Gobierno tendrá que acometer nuevos recortes para calmar a los mercados. Para evitar tal situación, el Ejecutivo ya ha anunciado que habrá reforma de las pensiones el 28 de enero.

Esta previsto que, a petición del Banco de España, las entidades financieras publiquen ese mismo mes información detallada de sus balances relacionados con el sector inmobiliario, otro de los ''agujeros negros'' de la confianza.