Por unanimidad

La Asamblea de Caja Burgos aprueba la integración de Cajasol

La Asamblea General de Caja de Burgos ha aprobado hoy por unanimidad de los 105 asistentes la integración de Cajasol en el grupo Banca Cívica, que forma la entidad burgalesa junto a Caja Navarra y Caja Canarias, ha informado al término de la sesión el presidente de la entidad, José María Arribas.

Se trata de la tercera y última aprobación que restaba de las entidades de Banca Cívica, por lo que en este momento sólo está pendiente la aprobación por parte de la asamblea de Cajasol y las preceptivas autorizaciones de los gobiernos autonómicos de Castilla y León y Andalucía, dado que ayer mismo la operación recibió el visto bueno del Banco de España.

Fue el propio Arribas el que decidió dejar en suspenso la asamblea el pasado martes para "dar un tiempo para la reflexión a los consejeros" tras comprobar que en la votación los apoyos a la integración de Cajasol en Banca Cívica no llegaban a los cuatro quintos de los asistentes, por lo que la respuesta era negativa.

Sin embargo, la firma del acuerdo laboral con los sindicatos, la autorización de la operación por el Banco de España y la llamada de PP y PSOE a la disciplina de voto ha permitido sacar adelante la aprobación.

De hecho, lo primero que ha hecho la asamblea en su reunión de hoy ha sido respaldar por unanimidad la necesidad de realizar una nueva votación de este punto a petición de "un número importante de consejeros y del Consejo de administración".

En declaraciones a los periodistas, Arribas ha asegurado que en este momento las tres entidades de Banca Cívica se han integrado al 90% y ha expresado el deseo de contar en unas semanas con las autorizaciones pendientes para la incorporación de Cajasol, de manera que sea un hecho en dos o tres meses.

El presidente de Caja de Burgos ha explicado que el hecho de que Banca Cívica sea un grupo pionero en España en utilizar el Sistema Integrado de Protección (SIP) hace que tengan que ir avanzando casi sin normativa desarrollada y corrigiendo algunas cuestiones sobre la marcha.

La asamblea ha aprobado también por unanimidad hoy mismo una modificación del contrato de integración y la "mutualización" del 100% de los beneficios del grupo, de manera que irán a parar a un fondo común del que cada caja integrante de Banca Cívica recibirá el porcentaje que le corresponda: Caja Navarra y Caja Sol un 29,1% cada una, Caja Canarias el 21,3% y Caja de Burgos el 20,5%.

Arribas ha reconocido que la reestructuración de las cajas no ha terminado en España, aunque ha afirmado que está "en proceso de maduración", por lo que ha dejado una puerta abierta a futuras nuevas incorporaciones a Banca Cívica.

En su opinión, lo importante para las cajas es lograr "la máxima integración en el menor tiempo posible" para poder asumir una nueva incorporación si fuera conveniente.

Arribas ha señalado que la entidad resultante de la suma de Banca Cívica y Cajasol es la décima entidad de crédito española y la sexta caja de ahorros, con un balance de 76.000 euros en activos.

Ha insistido en que Caja de Burgos sigue comprometida con Burgos y Castilla y León aunque "con mayor fortaleza, solvencia y eficiencia" que permitirá una mayor capacidad de respuesta a las empresas y las familias para la salida de la crisis.