Por la Comisión Europea

La siderurgia teme deslocalizaciones tras el reparto de derechos de CO2

La patronal siderúrgica Unesid considera que la política europea y, en concreto, la asignación de derechos de emisión de CO2 aprobada por la Comisión Europea y los Estados miembros, "amenaza seriamente el futuro de la industria" europea y eleva el "riesgo de deslocalización".

El pasado jueves, Bruselas propuso unos nuevos niveles de referencia para la asignación gratuita de derechos de emisión a las industrias en riesgo de deslocalización. La idea inicial era que las instalaciones más eficientes obtuvieran derechos gratuitos para el periodo 2013-2020 que compensasen las desventajas de la industria europea frente a la de países terceros.

Finalmente, sin embargo, la propuesta aprobada deja a la siderurgia europea sin poder disponer de la totalidad de los derechos necesarios de forma gratuita. Algo que no han conseguido, siquiera, las instalaciones más eficientes del sector.

Para Unesid, esto conllevará importantes cargas solo para las empresas europeas "y, a la postre, para los ciudadanos". En el caso de la siderurgia española, a la escasez de derechos de emisión y a su coste, se une "la posibilidad de una escalada de los precios energéticos, como consecuencia directa de la aplicación de la directiva".