Debate en el Congres

Zapatero augura que España tardará cinco años en corregir sus actuales "desequilibrios"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que España necesitará cinco años para "corregir los desequilibrios estructurales" de la economía. "Tenemos ante nosotros cinco años decisivos para la prosperidad y el bienestar de España y de los españoles en las próximas décadas", recalcó.

Zapatero augura que España tardará cinco años en corregir sus actuales "desequilibrios"
Zapatero augura que España tardará cinco años en corregir sus actuales "desequilibrios"

Durante su réplica en su comparecencia en el Congreso para dar cuenta de la última cumbre europea, Zapatero explicó que los activos con los que cuenta España para afrontar la nueva etapa "son méritos de todos", por lo que apeló a la responsabilidad de los grupos en esta tarea. "No quiero ser excesivamente solemne, pero sí lo suficientemente serio", indicó.

A su parecer, la tarea de corregir estos desequilibrios no será solo de un Gobierno, sino que se tratará de un trabajo colectivo que exige adoptar una óptica que permita sumar esfuerzos y llegar a acuerdos. "Esa óptica la tenemos. Hay un poderoso hilo conductor que nos une, que es Europa", indicó, tras asegurar que el camino para recorrer es el de los "grandes acuerdos".

Dentro de estos desequilibrios, el jefe del Ejecutivo destacó la necesidad de garantizar la estabilidad fiscal a largo plazo a través de mecanismos como la reforma del sistema de pensiones. En este sentido, pidió que la Cámara afronte este debate "con el rigor y el alcance que la cuestión requiere" para lanzar un mensaje de confianza.

"Algunos dicen que la reforma es para los mercados, pero es para los españoles más jóvenes", señaló el presidente tras recordar que si se quiere un sistema de pensiones como el de Alemania o Suecia, habrá que hacer los mismos esfuerzos que realizan estos países. Y destacó que si la tareas pendientes se abordan de desde una posición "compartida", España demostrará que es capaz de alcanzar las metas que se propone. En este contexto, volvió a defender la idea de elevar la edad de jubilación a los 67 años con flexibilidad. Ello, según Zapatero, será una señal de que el país trabaja a largo plazo.

Energía y reforma laboral

El presidente del Gobierno también destacó la necesidad de llevar a cabo la reforma de la política energética o de las instituciones laborales, que se ha demostrado que son "demasiado rígidas" y que han provocado alta temporalidad.

Por otra parte, el presidente del Gobierno elogió la intervención de ayer del líder de la oposición, Mariano Rajoy, que tendió su mano al Ejecutivo para "defender los intereses de España ante la UE" en un momento en el que empiezan a negociarse los próximos presupuestos comunitarios. Zapatero anunció que los socialistas propondrán a los grupos crear una subcomisión en el Congreso para coordinarse. Desde las filas de Convergència i Unió (CiU), Josep Sánchez Llibre, instó al Gobierno a adoptar "con realismo y máxima celeridad" las reformas necesarias y pidió a Zapatero que no se "obsesione" con el retraso de la edad de jubilación.