_
_
_
_
_
La ratificación en asamblea supone el mayor escollo

El reparto de la masa salarial, clave para un pacto rápido de AENA y los controladores

Los controladores y AENA vuelven a la mesa de negociación en busca de un pacto para el convenio en enero. El reparto de una masa salarial fija de 480 millones y de los complementos de productividad, además del refrendo de cualquier acuerdo en asamblea, principales escollos del proceso.

El reparto de la masa salarial, clave para un pacto rápido de AENA y los controladores
El reparto de la masa salarial, clave para un pacto rápido de AENA y los controladoresEFE

La representación para asuntos laborales de AENA y la dirección del sindicato de controladores USCA, volvió a reunirse ayer en un maratón negociador para conseguir un nuevo convenio colectivo antes de que finalice el mes de enero.

Fuentes de ambos lados de la mesa de negociación han encontrado una "mejor disposición" en sus interlocutores para avanzar hacia el objetivo que se han planteado. Este objetivo fue resumido por el ministro de Fomento, José Blanco, al señalar que la voluntad del Gobierno es que se alcance un acuerdo sobre el convenio colectivo antes del 31 de enero de 2011. Si tal pacto no fuera posible, fuentes de Fomento advirtieron que lo más probable es que se fije un laudo arbitral.

Según las informaciones recogidas de fuentes conocedoras de la negociación varios son los aspectos que complican la meta de sacar adelante el convenio en el tiempo que se exige.

Diferencias sobre la designación de los jefes operativos

Dado que la masa salarial está establecida y es inamovible, las discusiones se centran en la manera de repartir los 480 millones anuales. El sindicato plantea que se reparta de manera general entre el colectivo un denominado complemento de adaptación a la nueva jornada, incluyendo a los controladores en la reserva y en situación de retiro. AENA, por su parte, ha propuesto que los profesionales en activo cobren el 100% de dicho complemento, los que están en la reserva el 50% y los retirados nada.

Otra cantidad variable relacionada con la productividad también separa a las partes. USCA reclama un reparto general y la empresa quiere ligarla a la intensidad del trabajo por dependencias y para premiar la reducción del absentismo.

Una de las principales dificultades añadidas al proceso es la exigencia recogida en los estatutos de USCA para que cualquier acuerdo sobre el convenio colectivo sea ratificado en asamblea por el conjunto de los trabajadores.

Hace tres años este requisito tumbó un acuerdo alcanzado por el USCA con AENA para renovar el convenio, y este hecho marcó el comienzo de una escalada de enfrentamiento entre las partes. Igualmente tuvo como consecuencia el relevo de la dirección histórica del sindicato de controladores a comienzo de 2010.

Las fórmulas para aplicar la jornada anual por controlador de 1.670 horas en las distintas dependencias tiene también una forma diversa de interpretarse por cada parte. AENA plantea dividir los centros y torres de control en cuatro tipos, según la cantidad de horas base de su plantilla. Habrá dependencias de 1.200 horas, de 1.300, 1.400 y de 1.500 horas. La empresa quiere que cuando sea necesario que un trabajador aumente el número de horas trabajadas por encima del límite de su departamento, éstas se consideren como horas normales y no como horas extraordinarias hasta el tope de 1.760 horas. Esta última pretensión es rechazada por el colectivo.

La fijación de ciclos de trabajo y de descanso, la elaboración de los turnos de control y el procedimiento de comunicación de sus jornadas a la plantilla, así como la cobertura de las incidencias, son otros de los aspectos que suscitan las principales diferencias.

Un tema muy sensible es el del nombramiento de cargos de responsabilidad operativa como los jefes de sala, jefes de instrucción y jefes de supervisión. AENA exige mantener la potestad en exclusiva sobre las designaciones.

USCA y los controladores reclaman capacidad para influir en estos nombramientos alegando que las funciones que desempeñan estas jefaturas tienen que ver con el día a día de las funciones de control.

Aprobada la ley de seguridad aérea

El Congreso de los Diputados aprobó este martes por unanimidad el proyecto de Ley de Seguridad Aérea, que ahora será remitido al Senado. Establece el Programa Estatal de Seguridad Operacional (PESO), modifica la regulación de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) e incluye un nuevo catálogo de infracciones en el control del tráfico aéreo que para casos muy graves puede suponer multas de entre 250.000 euros a 4,5 millones.Durante su debate en la Comisión de Fomento, todos los grupos parlamentarios mostraron su satisfacción por los acuerdos alcanzados durante la ponencia del proyecto y valoraron de forma positiva" todas las aportaciones de los grupos, si bien expresaron que "quedan flecos" por perfilar.

Caos aéreo

El Consejo Fiscal ha considerado "suficientes y satisfactorias" las explicaciones del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, sobre su presencia en el Consejo de Ministros del pasado día 4, en el que se declaró el estado de alarma por el caos aéreo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_