El Gobierno preparará una reforma integral

Los internautas vencen a Sinde tras tumbar el Congreso la 'ley antipiratería'

El Gobierno no logró salvar la polémica ley Sinde, que prevé el cierre de páginas web que facilitan la descarga de archivos protegidos por derechos de autor. A última hora, y tras múltiples negociaciones, CiU votó en contra, sumando su rechazo a los del PP, PNV y los grupos de izquierdas. El resultado, que supone un duro golpe para las entidades de gestión de derechos de autor, llevó a la victoria a los internautas, que durante los últimos días habían intensificado su batalla.

Los internautas vencen a Sinde tras tumbar el Congreso la 'ley antipiratería'
Los internautas vencen a Sinde tras tumbar el Congreso la 'ley antipiratería'

Los esfuerzos de la ministra Ángeles González-Sinde por convencer a los diferentes grupos políticos para que votaran a favor de la ley antidescargas que lleva su nombre no sirvieron de nada. A las 22.30 horas de ayer, y tras una jornada de gran tensión, PP, CiU, PNV, Coalición Canaria y los grupos de izquierdas tumbaron con su rechazo esta disposición adicional incluida en la Ley de Economía Sostenible. Todos los grupos se opusieron, menos el PSOE. Resultado: 18 votos a favor y 20 en contra.

Durante todo el día, el cruce de críticas y acusaciones fue subiendo de tono entre partidarios y detractores de la ley. Para todos había demasiado en juego. Álex de la Iglesia, presidente de la Academia de Cine, escribió en su twitter que no está en contra de internet: "¡Solo hablo de gente que se forra con el trabajo de los demás!". También el cantante Alejandro Sanz acusó de "cobardes" a los políticos por esta misma vía: "Qué cobardes los políticos españoles, no van a votar la ley Sinde porque es impopular... cobardes e hipócritas".

Mientras, la asociación de consumidores Facua, que el lunes mandó a los grupos parlamentarios 30.000 firmas contra esta normativa, criticó con dureza la actitud de algunos de los partidos. "Están jugando con su voto como si se tratase de un trueque", dijo a Europa Press Rubén Sánchez, portavoz de dicha institución. Seguramente se refería a los rumores que durante todo el día apuntaban que CiU y otros grupos podían finalmente votar a favor de la ley antidescargas si a cambio obtenían algunas de sus peticiones respecto a otros puntos de la Ley de Economía Sostenible.

Abordará el canon, las entidades de gestión y la ley de propiedad intelectual

Pero esto no ocurrió y la ley Sinde no prosperó. Los grupos se opusieron a esta disposición que incluye la creación de una comisión de propiedad intelectual, dependiente de Cultura y que sería la encargada de examinar las denuncias sobre webs de descargas de contenidos sujetos a derechos de autor y remitirlas a un juez de la Audiencia Nacional que, en el plazo de cuatro días, decidiría el cierre o bloqueo de dichas página.

Tras este varapalo, el Gobierno, que siempre ha defendido "el procedimiento garantista" de esta ley, podría intentar negociarla en el Senado, aunque ésta es una vía compleja debido a la ventaja que tiene el PP en la Cámara Alta. Además, y según cuentan a CincoDías, el Ejecutivo planea ya trabajar con una filosofía distinta. La idea, dicen, es plantear una reforma integral, que incluya todos los aspectos que afectan a la propiedad intelectual, desde el canon digital, al papel de las entidades de gestión y la propia ley de propiedad intelectual.

Precisamente uno de los argumentos que defendió CiU y el PNV para oponerse a la ley Sinde fue que son partidarios de que el Gobierno acometa una revisión de la actual ley de propiedad intelectual y que elabore una nueva norma. Así lo indicó ayer el portavoz económico de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, y el portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka. æpermil;ste insistió en que la solución que propone el Gobierno con la ley antidescargas no es "la idónea" y criticó al Ejecutivo la forma de gestionar "caprichosamente" los tiempos para aprobar la disposición sin contar con los grupos parlamentarios.

Desdel PP se fue más lejos. El diputado José María Lasalle apuntó que la ley Sinde no se adapta a la Constitución -algo que sostienen los internautas- y recriminó al Gobierno no haber querido debatir el tema. También la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, fue dura y dijo en twitter que "solo un juez puede decidir si se cierra una página y no el Ministerio de Cultura. Volveremos a la Inquisición".

Ante el resultado, González-Sinde se limitó a mostrar su gran preocupación porque los grupos no hubieran tomado "una decisión que apoye a la cultura".

Detractores y defensores se enfrentan en internet

Otro día más la web fue una aliada para quien apoya la ley Sinde y para quien la tilda de inconstitucional. Y mientras unos animaban en Twitter y otras redes sociales a la movilización ciudadana y pedían la dimisión de la ministra de Cultura, otros la utilizaban en sentido contrario.

Así, seis de las principales distribuidoras de cine independiente, entre ellas Alta Films, Karma, Versus Entertainment o Cameo, apagaron sus página web y colgaron mensajes a favor de la ley antidescargas, que consideran clave para la supervivencia de su actividad.

"Esta distribuidora desaparecerá y las personas que trabajan en ella se irán a la calle en breve si no se aprueba con urgencia una ley que nos proteja contra las descargas ilegales y la piratería", rezaba el mensaje común de todas ellas.

También más de 150 escritores, entre ellos Juan José Millás, Rosa Montero, Ángeles Caso, Almudena Grandes y Fernando Savater, firmaron un manifiesto en favor de los derechos de autor ante el "saqueo que se está produciendo desde hace años en los productos digitales", informó Efe. En este "Manifiesto por el Copyright" defienden que "internet debe ser un medio libre y neutral, pero eso no quiere decir que no deban existir reglas en su administración y que pueda conservar la impunidad quien las infringe".

Pero esta visión, no es compartida por la Asociación de Internautas que asegura que, si hay una cosa clara, es que descargarse archivos "no es delito". Víctor Domingo, su presidente, está convencido de que la ley Sinde tal y como está formulada podrá cerrar hasta más de un centenar de páginas web de intercambio de archivos, algo que, recordó, "hasta el momento no han hecho los jueces".

Votación

Las dos caras de una misma moneda

-Una veintena de internautas se reunieron ayer desde las 20.30 horas frente al Congreso para esperar el desenlace de la votación. "Estamos muy contentos de que finalmente no la hayan aprobado", dijo a Efe uno de los internautas. Momentos antes la Policía Nacional trataba de expulsar a los congregados de las inmediaciones del Congreso y les reclamaba sus DNI.

-"A todos los que nos preocupa la cultura nos preocupa que internet no sea un espacio donde todos los derechos son compatibles", comentó decepcionada la ministra Ángeles González-Sinde a su salida del Congreso de los Diputados.