Tormenta en la Unión Monetaria

La zona euro exige a Merkel una respuesta tajante a la crisis de la deuda

La mayoría de los países de la zona euro aprovecharán la cumbre europea de hoy y mañana para intentar forzar a la canciller alemana, Angela Merkel, a que acepte una respuesta tajante, con fondos contantes y sonantes, a la inacabable crisis de la deuda soberana. Berlín, con el apoyo matizado de Francia, prefiere una agenda de reformas a largo plazo que se empezaría a discutir en enero de 2011.

La canciller, Angela Merkel, en pleno discurso en el Parlamento alemán.
La canciller, Angela Merkel, en pleno discurso en el Parlamento alemán.

El cisma de la zona euro fraguado a lo largo de 2010 llegará hoy a su punto álgido en una cumbre en la que puede estallar la tensión acumulada durante 11 meses de crisis de deuda soberana. La reunión, que arranca a las 16:30 horas de esta tarde, debía centrarse, en teoría, en la creación de un fondo permanente de rescate que sustituya en 2013 al establecido de manera provisional a raíz de la crisis griega.

Pero la mayoría de los países de la zona euro, entre ellos España, creen que esa respuesta a medio plazo ya no basta para zanjar la inestabilidad de los mercados de deuda y exigirán hoy una solución contundente, inmediata y definitiva.

Entre las medidas planteadas por los países más castigados figuran desde el aumento de la dotación del actual fondo de rescate (fijado ahora en 750.000 millones de euros) hasta que ese fondo compre deuda soberana o facilite inyecciones de liquidez a los países en dificultades. Ambas posibilidades serán apoyadas hoy en Bruselas por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, según Moncloa.

Zapatero pedirá hoy que la eurozona compre deuda pública

Pero todas las propuestas, incluidas las del largo plazo como la emisión de deuda conjunta (eurobonos), han merecido un "no tajante" por parte de Berlín y un "ya veremos" desde París.

La canciller alemana, Angela Merkel, considera que el Consejo Europeo de hoy debe limitarse "a perennizar el fondo de rescate, un mecanismo que era impensable hace solo un año y que demuestra el compromiso y la solidaridad de Alemania con Europa".

Con su particular sentido del tiempo, Merkel cree que como complemento a ese mecanismo deberán abordarse a partir de enero de 2011 las reformas necesarias para atajar la inquietud de los mercados sobre ciertas debilidades estructurales de la zona euro. Y en ese contexto Berlín , con el apoyo del presidente francés, Nicolas Sarkozy, planteará la necesidad de una convergencia en fiscalidad, presupuestos y competitividad que consolide la unidad de la zona euro de cara a los inversores. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, secunda ese planteamiento de reformas "paso a paso", según indicaron ayer fuentes comunitarias. Y también es partidario de rematar hoy el debate sobre el futuro fondo de rescate y dejar para más adelante otras respuestas a la crisis.

Van Rompuy ya cuenta con el acuerdo de los 27 Gobiernos sobre la base legal que se utilizará para el fondo permanente (con una reforma mínima del Tratado de Lisboa) y sobre los grandes rasgos del nuevo mecanismo, incluida la referencia a la posible participación del sector privado en los futuros rescates. Fuentes comunitarias indicaron ayer que esta misma noche el acuerdo estará cerrado y mañana se instará a los ministros de Economía a que rematen el nuevo mecanismo antes de marzo de 2011. Pero en contra de lo previsto hasta hace poco, ese acuerdo no será el punto final de la cumbre. Todo lo contrario, porque a la fractura económica provocada por la recesión, de la que Europa central ha salido fortalecida mientras la periferia sigue hundida, se une ahora la escisión política sobre las medidas necesarias que pueden o deben adoptarse en el seno de la Unión.

"No se dejará caer a nadie"

La impaciencia cunde entre delegaciones como la española, la italiana, la belga o la luxemburguesa. Sobre todo, a la vista de que las medidas de ajuste, brutales en algunos casos, no evitan la tensión en los mercados. Ayer mismo, Irlanda y Portugal aprobaron sus presupuestos y planes extraordinarios para 2011 con restricciones draconianas pero eso no ha impedido que la isla esmeralda se convierta en el primer cliente del fondo de rescate y que el vecino de España suene como candidato a ser el segundo. El azote a la deuda pública de todos los países con riesgo de contagio continuó ayer en vísperas del Consejo en el que Merkel llega de nuevo como Frau Nein. "En Europa no se dejará caer a nadie", tranquilizó la canciller en el Bundestag ante las dudas de su propia oposición socialista, que la acusó de antieuropea.

El nuevo fondo

La UE pactará hoy un fondo de rescate permanente

-En junio de 2013 sustituirá al fondo actual de 750.000 millones.

-Se activará, si un país lo solicita, por unanimidad en la zona euro

-Su ayuda estará supeditada a un programa de reformas coordinado por la CE, el BCE y el FMI.

-Las emisiones de bonos de los socios de la zona euro deberán advertir a los inversores que desde 2013 no podrán vetar, llegado el caso, una reestructuración de la deuda.